Descubren heces fecales fosilizadas de 4500 años de antigüedad – Ciencia – Vida


Siguen los hallazgos en el condado de Durrington Walls, a tan solo 2 kilómetros  del  icónico monumento megalítico de Stonehenge, un terreno sumamente histórico para  humanidad por la evidencia que se ha encontrado de algunos asentamientos de individuos que vivieron allí hace más de 6 mil años.

US Remote Software Jobs

(Siga leyendo: ¿Cómo se debe abordar la ciencia en Colombia?).

Y es que hace poco los científicos de la Universidad de Cambridge realizaron el hallazgo de unos fósiles un tanto extraños, pero bastante dicientes: 19 coprolitos o heces fosilizadas de más de 4.500 años de antigüedad, que revelaron detalles del estilo de vida humano de aquel entonces.

parece que las vísceras no siempre estaban tan bien cocidas como deberían

Los resultados, que fueron publicados en la revista científica ‘Parasitology’, muestran que los desechos contenían huevos de parásitos intestinales, concretamente de gusanos Capillaridos; además de huevos de pescado, por lo que se infiere que estas personas estaban intoxicadas con algún alimento cárnico mal cocinado.

“Esta es la primera vez que se recuperan parásitos intestinales de la Gran Bretaña neolítica, y encontrarlos en el entorno de Stonehenge es realmente interesante”,  mencionó Piers Mitchell, autor principal de la indagación e investigador del Departamento de Arqueología de la Universidad de Cambridge en el estudio.

(También: James Webb: ¿cómo funciona y qué tan lejos puede observar el telescopio?).

Heces fecales fosilizadas

Heces fecales fosilizadas.

Carne mal cocinada

Según resaltaron los análisis isotópicos de los más de 38 mil huesos animales hallados en el basurero de las paredes de Durrington, sitio donde se llevó a cabo la investigación, los habitantes de la zona transportaron a los animales desde Gales o Devon para el banquete de solsticio de invierno.

Stonehenge

Además, los patrones de corte apuntan a que la carne de la vaca fue extraída para ser asada, pues la médula espinal de los especímenes encontrados fue retirada de manera arbitraria.

No obstante, no toda la carne se asó de manera adecuada y generó la ingesta de parásitos en los consumidores del neolítico.

“Esta nueva evidencia nos aporta nueva información sobre las personas que acudieron aquí para las fiestas de invierno durante la construcción de Stonehenge”, explicó Mike Parker del instituto de Arqueología del University College de Londres.

(Lea: Científicos descubren el origen de unas misteriosas ‘partículas fantasma’).

“El cerdo y la ternera se asaban al espetón o se hervían en cazuelas de barro, pero parece que las vísceras no siempre estaban tan bien cocidas como deberían“, acotó.

Según relatan los expertos, los habitantes del poblado consumieron los pulmones o el hígado crudos o poco cocinados de los animales, por lo que les generó la incubación de parásitos intestinales.

“Encontrar huevos de gusanos capillaridos en coprolitos humanos y caninos indica que las personas habían estado comiendo los órganos internos de los animales infectados y les habían dado las sobras a sus perros”, explica Evilena Anastasiou, una de las participantes del estudio.

Más noticias 

Científicos descubren patrones similares en la red lingüística del cerebro

¿Cómo funcionan los riñones?

Cómo afecta el calor a nuestras neuronas

Tenencias EL TIEMPO 



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.