‘El arte crea puentes y ventanas hacia la ciencia más compleja’ – Ciencia – Vida


Hace 65 millones de años desaparecieron los dinosaurios de la faz de la Tierra. Hoy, por el planeta no caminan estos grandes animales, ni en los océanos nadan los gigantescos reptiles como los plesiosaurios, mosasaurios e ictiosaurios. Los seres humanos solo aparecimos en escena hace unos 70.000 años, por lo que ni por error nos cruzamos con estos impresionantes seres y un sin número de animales prehistóricos que desaparecieron o evolucionaron en algo más.

Sin embargo, en nuestra mente podemos imaginarnos a algunos de ellos, unos más famosos que otros, quizá porque los hemos visto en alguna revista, en una película o hasta en un documental.

(Lea también: En Chile estará el telescopio óptico más grande visto por la humanidad).

Si ni un solo ojo humano los vio, ¿cómo es posible que algunos de ellos estén en nuestra memoria a todo color? El mérito es del paleoarte, la interpretación que a partir de los fósiles y los datos recopilados por los paleontólogos hace un artista para abrir una ventana hacia la Tierra del pasado y al riguroso, y algunas veces elusivo, mundo de la ciencia. Precisamente a eso se dedica Mauricio Álvarez, un chileno que define esta labor como “tender puentes entre lo que hacen los científicos y la comunidad”.

En ese camino ha trabajado para instituciones como la Universidad de Chile —en la Red Paleo UChile—, el Instituto Antártico Chileno, el Núcleo de Investigación Taguatagua, la Universidad Austral, la Universidad de Magallanes, el Cape Horn International Center y el Sub-Antarctic Biocultural Conservation Program. Sus ilustraciones han llegado a importantes revistas científicas como Nature, Science, Science Advances y Natgeo y a museos y galerías de Chile, Argentina, España, México, Inglaterra, Perú y Estados Unidos. Y que también comparte con sus seguidores de Instagram en su cuenta @mauricio_alvarez_art.

Desde la isla de Chiloé, en el sur de Chile, Álvarez habló con EL TIEMPO sobre su trabajo, el arte de traer a la vida dinosaurios y otros animales prehistóricos, y con ellos recrear las relaciones que se deban entre los actores que habitaron en los ecosistemas del pasado. Un homenaje a la biodiversidad del pasado y a la del presente, que él quiere que el público empiece a conocer a través del dibujo, para que así comprenda la importancia de su protección.

(Lea también: Nasa dice que China podría estar planificando ‘apoderarse’ de la Luna).

¿Cómo empezó en el paleoarte?

Vengo de una familia muy curiosa, mi mamá estudió una licenciatura en ciencia y nos llevaba mucho al laboratorio. Mi papá estudio antropología, era muy fanático de la historia y del patrimonio, así que con él hicimos muchas excursiones de campo, de bosque y de naturaleza por todo Chile, Argentina y otras partes.

Siempre nos gustó mucho la ciencia a mí y a mis hermanos, nos dedicamos mucho a dibujar. Empecé en el liceo, antes de entrar a la universidad ya trabajaba para unos científicos en traducir las investigaciones para que tengan imágenes para divulgar, en esa área me metí bastante.

Estudié diseño, pero me dediqué mucho a la ilustración y me especialicé un poco en museografía. Siempre he estado vinculado con distintas áreas de la ciencia, no solo la paleontología, trabajé mucho en arqueología, historia, patrimonio arquitectónico, y después he estado jugando un poco porque me gustan mucho las ciencias como la geología, la botánica, hasta un poco la astronomía.

Mauricio Alvarez - dinosaurios

El ‘Arackar licanantay’ ilustrado por Álvarez.

¿Cómo define lo que hace ahora?

Me piden mucho ilustrar investigaciones complejas cuando son publicadas en papers científicos, en revistas como Nature, Science o Science Advances. Lo que hago son las imágenes que ayudan a interpretar o traducir estos gráficos complejos, hacer que lleguen más a la gente. Son puentes, como ventanas que te ayudan a meterte un poco en la información más compleja, te ayudan a llegar a los enlaces de los papers y leer un poco más, a quien le guste leer, pero también conecto fácilmente con el uso de la imagen con el público en general. Es un puente bien bonito entre las universidades, los científicos y la comunidad.

(Lea también: Los escalofriantes planetas que estudiará la Nasa).

El trabajo es muy interdisciplinario, trabajo con muchos equipos con paleontólogos, geólogos y paleobotánicos y mis imágenes son corregidas por todas, es un proceso largo de bocetos

¿Qué fue lo primero que ilustró en el campo científico?

Recuerdo que el primer trabajo profesional fue para un geólogo aquí en Chile, en la Universidad Austral. Hice una reconstrucción de unos periodos de una costa fosilizada, del Plioceno, creo, cuatro imágenes de secuencia geológica. Eso fue en el 95, más o menos, a la vez estaba ilustrando arqueología en algunos sitios de la zona de la Araucania y algunos dinosaurios de Chile y de Argentina. Empecé a ser corregido por varios científicos, tenía varios amigos que estaban estudiando biología, que se dedicaron después a ser grandes paleontólogos, y, mientras yo dibujaba unos hallazgos chilenos que empezaban a aparecer en esa época como estudios más metódicos, yo iba haciendo unos dibujos de la zona.

Pero ¿cómo se recrea algo que ningún humano ha visto?

Por un lado, está la anatomía comparada o alguien de la ciencia que se dedica a la paleontología, a interpretar las distintas especies del pasado. Lo que hago es pedirles a los científicos que me den esa información. Por ejemplo, hay muchos estudios respecto a pigmentos con base en fósiles que se han hallado en China y han avanzado de manera increíble, logran deducir que algunos eran rojos, blancos, negros en muchos dinosaurios. Cuando hice el Arackar de cuello largo (una especie de titanosaurio que habitó en Chile hace unos 80 millones de años), lo hice a partir de una reconstrucción con base en improntas de piel fósil, con algunas momias que hay de dinosaurios traté de reconstruir era el orden de la piel, lo hice primero con una escama y esa escama la reproduje e hice como una manta que le puse al dinosaurio.

Además de interpretar el punto de vista de los científicos, en este caso era un amigo, el paleontólogo Alexánder Vargas, y él quería que el aspecto del animal fuera una piel no tal elefante sino más tensa, con pocas arrugas y pliegues. Lo que hago es mezclar disciplinas o áreas de experiencia, en paisajes, parques o en zoológicos. Algo que agrego, que no se ve tanto en reconstrucciones, es la suciedad, el polvo.

¿Cómo es el trabajo con los científicos?

Les pido dentro de los trabajos que me incluyan en viajes para ir a terreno. Lo hice en arqueología, en otras ciencias y ahora lo estoy haciendo en paleontología, quiero ver el sedimento, que me permitan conversar con ellos, corregir en terreno e imaginar cómo era la situación en esa época. El trabajo es muy interdisciplinario, trabajo con muchos equipos con paleontólogos, geólogos y paleobotánicos, seis o siete personas y mis imágenes son corregidas por todas, es un proceso largo de bocetos, uno 100 generalmente, entre que empiezo a dibujar y la imagen final, es corregir y corregir.

(Lea también: Se descarta impacto de peligroso asteroide contra la Tierra en 2052).

¿Cuál es el animal que más le ha impresionado?

Son tantos, pero las que a mí más me han gustado son las reconstrucciones de medioambientes marinos que son más antiguas. Las hice para argentina, es como imaginarse cómo era un fondo marino, con la relación de estas especies.

Además, las ultimas especies que he trabajado con la Universidad de Chile, en Santiago; con ellos trabajo desde hace bastantes años, con el Instituto Antártico, porque ellos hacen un trabajo metódico desde hace muchos años en la zona de Magallanes, en otras partes de Chile, y tuve la suerte de ir al lugar, fue donde apareció el Stegouros y algunos saurópodos (dinosaurios de largos cuellos y colas) y ver en directo el animal que tu reconstruyes es fantástico.

Mauricio Alvarez - dinosaurios

Mauricio Alvarez – dinosaurios

¿Cómo fue el trabajo para reconstruir el Stegouros elengassen?

Fue un proceso superbonito. Fue muy interesante ver el Stegouros elengassen. Además, esa portada que salió en Nature fue la primera de un ilustrador chileno, entonces igual era bien prestigioso, fue entretenido lograr eso.

Es curioso que no solo mencione dinosaurios sino también otros animales, ¿cree que es importante darles protagonismo en la historia?

Es importante para el ser humano. Como comunidad la huella de carbono que genera es inmensa, cuando se ocupas un territorio, la forma de habitar siempre va a afectar de alguna manera un ecosistema, un humedal, la sabana, un bosque. No solo los superanimales salen dañados sino un sin número de seres más pequeños, flora y fauna se ve afectada. En ese sentido pasa lo mismo con los famosos dinosaurios, si pones solo leones, jaguares, dinosaurios o T. rex, te olvidas de que hay una relación con otros elementos de la naturaleza. Yo trato de generar muchas ilustraciones en el área de invertebrados, moluscos y fondo marino, ahora estoy trabajando bastante con insectos también porque me caen muy bien, me gustan todos los bichos. El tema es aportar con miradas diferentes, que no solo se vea el bosque en general, no solamente veas un lugar sino que alrededor de tu casa o en cualquier medio está lleno de animalitos y flora ,que es válido también que vivan.

(Lea también: Selfi de la Tierra: revelan primera foto del planeta tomada con una GoPro).

¿Qué conoce de la paleontología de Colombia?

Lo que más recuerdo de Colombia, porque lo conocí hace muchos años, es que tienen un pliosaurio encontrado en Sáchica (Boyacá), un reptil marino enorme. Con este animal tengo mucha afinidad porque tuve la suerte de trabajar con Zulma Gasparini, de las madres de la paleontología argentina y experta en reptiles marinos, en la zona de Neuquén, en Zapata, con pliosaurios. En especial uno enorme, cuya cabeza medía unos dos metros, creo que es similar al que tienen en Colombia, y me tocó ilustrarlo varias veces. Además, he trabajado con un paleontólogo venezolano y otro peruano respecto a ecosistemas de hace 10.000 años de la zona entre Venezuela, Colombia, Ecuador y Perú, entonces he hecho algunas reconstrucciones de la fauna y flora que había en algunos de esos lugares, que tiene que ver con mamíferos de la Era del Hielo, megafauna, de la que creo que hay también en Colombia.

ALEJANDRA LÓPEZ PLAZAS
Redacción Ciencia
@TiempoDeCiencia

Más noticias

– Marte en fotos: expedición china revela nuevas imágenes

– ¿Qué hace que imágenes del espacio tomadas desde la Tierra sean borrosas?

– Telescopio James Webb revelará la imagen más detallada del universo



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.