Son muchos los misterios que el humano ha tenido a lo largo de la historia con respecto a la muerte y muchas las personas que han estado cerca a ella y han manifestado haber experimentado recuerdos de su vida, lo que ha llevado a expertos a indagar qué sucede en nuestro cerebro cuando morimos, especialmente si hay una repetición de la vida en los últimos segundos.

Un grupo de investigadores estadounidenses descubrió que cuando morimos, nuestras ondas cerebrales se ven de la misma manera que cuando soñamos, meditamos o recordamos, lo que significaría que el cerebro permanece activo y coordinado durante y después de la muerte.

Neurocientíficos de la Universidad de Louisville, en Estados Unidos, analizaron las ondas cerebrales de un hombre de 87 años con epilepsia, a quien le realizaban una electroencefalografía cuando este sufrió un ataque al corazón y murió. Durante este evento inesperado pudieron registrar la actividad de un cerebro moribundo por primera vez.

(Puede leer: Personas que recuperaron vista con implante biónico están quedando ciegas).

“Medimos 900 segundos de actividad cerebral alrededor del momento de la muerte y establecimos un enfoque específico para investigar qué sucedió en los 30 segundos antes y después de que el corazón dejara de latir”, explicó Ajmal Zemmar, doctor y neurocirujano de la Universidad de Louisville.

El estudio, publicado en ‘Frontiers in Aging Neuroscience’, entrega una nueva perspectiva sobre un posible papel organizativo del cerebro durante la muerte y brinda una explicación para el recuerdo vívido de la vida en las experiencias cercanas a la muerte.

Hallazgos

Los científicos vieron que justo antes y después de que el corazón del hombre dejara de funcionar hubo cambios en una banda específica de oscilaciones neuronales, las llamadas oscilaciones gamma, sin embargo, también registraron cambios en otras oscilaciones como las delta, theta, alfa y beta.

Oscilaciones cerebro humano

Oscilaciones gamma, delta, theta, alfa y beta del cerebro humano.

Foto:

www.frontiersin.org/

Según explica el estudio, las oscilaciones cerebrales son patrones de actividad cerebral rítmica que están presentes en los cerebros humanos vivos. Estos diferentes tipos de oscilaciones estás involucrados en las funciones altamente cognitivas como la concentración, el sueño, la meditación, la recuperación de la memoria, el procesamiento de la información y la percepción consciente. Además, están asociadas con los ‘flashbacks’ de la memoria.

(Puede leer: Este fue el peor año de la historia para vivir (y no, no fue el 2020).

“A través de la generación de oscilaciones involucradas en la recuperación de la memoria, el cerebro puede estar reproduciendo un último recuerdo de eventos importantes de la vida justo antes de morir, similar a los informados en las experiencias cercanas a la muerte”, señaló Zemmar. “Estos hallazgos desafían nuestra comprensión de cuándo termina exactamente la vida y generan importantes preguntas posteriores, como las relacionadas con el momento de la donación de órganos”, agregó.

Un campo para seguir investigando

Este es el primer estudio que mide la actividad cerebral en una persona viva durante su proceso de muerte, sin embargo, análisis similares se han realizado en ratas de laboratorio, en los cuales se han observado cambios semejantes en las oscilaciones gamma.

Según explican los responsables de esta investigación, esto indicaría la posibilidad de que, durante la muerte, el cerebro organice y ejecute una respuesta biológica que podría estar presente en todas las especies.

(Puede leer: Descubren neuronas que solo se activan en el cerebro con el canto).

Sin embargo, el estudio advierte que estas conclusiones se basan en un sólo caso y, además, provienen del cerebro de una persona que había sufrido lesiones, convulsiones e hinchazón. Por eso, Zemmar aseguró que planea investigar más casos y que ve estos resultados como una fuente de esperanza.

“Como neurocirujano, a veces me enfrento a pérdidas. Es indescriptiblemente difícil dar la noticia de la muerte a familiares angustiados”, dijo. “Algo que podemos aprender de esta investigación es que, aunque nuestros seres queridos tienen los ojos cerrados y están listos para dejarnos descansar, sus cerebros pueden estar reproduciendo algunos de los mejores momentos que vivieron en sus vidas”.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.