Giovanna Ramírez: ingeniera colombiana que apunta al espacio – Ciencia – Vida



A sus 27 años, Giovanna Ramírez ya ha cosechado una importante carrera en el campo aeroespacial. Esta ingeniera electrónica de la Escuela Colombiana de Ingeniería es piloto de aviación, fue presidente del capítulo profesional Aerospace & Electronic Systems Society (AESS) Colombia, es docente en su alma mater y en la Universidad San Buenaventura, además de ser una astronauta análoga.

US Remote Software Jobs

Esto quiere decir que, aunque aún no ha viajado al espacio, Ramírez ha participado en misiones hechas en la Tierra por instituciones como el Centro de Entrenamiento Aeroespacial de Polonia, a donde llegó becada, y también por algunas entidades mexicanas. 

Lea también: (En menos de 10 años el hombre estaría caminando en Marte, según la Nasa)

Se trata de programas en los que los participantes llevan a cabo entrenamientos y estudios en ambientes que pueden ser similares a los que hay fuera del planeta, como explica la ingeniera.

“Participé en un hábitat simulado, un espacio donde los astronautas tienen que aprender a comer, a dormir, a hacer experimentos dentro de esta base, imitando lo que uno hace realmente en el espacio”, detalla. Y añade que estas son etapas que tiene que vivir un astronauta análogo antes de llegar algún día al espacio.

Esta trayectoria la ha llevado a ser reconocida en varias ocasiones. La ingeniera ha recibido galardones como el premio Mujeres de Éxito Colombia 2020, en la categoría Ciencia y Tecnología, el Best Young professional IEEE 2019 y más recientemente fue exaltada por el Colegio de Posgraduados en Administración de la República Mexicana (Colparmex), que le otorgó la medalla de la Cátedra Internacional Galileo, que premia a investigadores y científicos que han aportado al desarrollo y la gestión en el mundo.

Puede interesarle: (¿Tiene doctorado y quiere trabajar en el Gobierno Petro? Abrieron convocatoria)

Para Ramírez, estos reconocimientos no solo son un motivo de orgullo, sino también la representación simbólica de un trabajo que ha adelantado por varios años.

“Participar en estas misiones, ir a México constantemente, es un proceso de formación con un estándar de calidad en investigación científica, pero aeroespacial. Para mí significa representar a Colombia y poder sumar un granito de arena a la ciencia aeroespacial en nuestro país”, afirma la investigadora, quien en 2019 también fue becaria del consorcio Global Espacial de Japón.

Un satélite colombiano

Sueño con llegar al espacio, postularme a una convocatoria de astronautas, ya sea con una agencia espacial norteamericana o europea, y sé que tengo una trayectoria que aportaría a esa selección

Gracias a esta beca participó en el programa Hepta-Sat (Hands-on Education Program for Technical Advancement), en el que investigadores jóvenes de todo el mundo estudian, de forma práctica, el diseño y la ingeniería de un satélite pequeño, pasando por el proceso.

Durante su estancia en el país asiático, Ramírez ensambló un satélite colombiano en tierras japonesas y, pese a que se trataba de un dispositivo académico que no contaba con componentes sofisticados para lanzarlo, sí era completamente funcional.

Lea además: (Física cuántica: colombiano participó en un importante hallazgo)

“Es un satélite para tomar fotografías de observación de la Tierra y también tiene un par de payloads, o cargas útiles, que son sensores de meteorología que miden parámetros del clima, como la presión y la humedad”, explica la ingeniera.

Además de dedicarse a la docencia, Ramírez es investigadora de proyectos de la Fuerza Aérea Colombiana, la Corporación de la Industria Aeroespacial Colombiana (Ciac), y de la Escuela Colombiana de Ingeniería, enfocados en temas como el diseño y la ingeniería de satélites, la radiación cósmica, aeronaves no tripuladas, y ha publicado dos libros dirigidos a la divulgación científica, a acercar el mundo de la ciencia a los niños y a compartir su experiencia con otras personas que sueñan con ir al espacio.

Y esa es su próxima meta, pasar de astronauta análoga a solo astronauta.

“Sueño con llegar al espacio, postularme a una convocatoria de astronautas, ya sea con una agencia espacial norteamericana o europea, y sé que tengo una trayectoria que aportaría a esa selección. Sé que el hecho de ser astronauta requiere de preparaciones más avanzadas, quiero participar y llegar al espacio”, concluye la ingeniera.

ALEJANDRA LÓPEZ PLAZAS
REDACTORA DE CIENCIA
@TiempodeCiencia

Vea más noticias de Ciencia 

– ¿Se podría comer el aire?, empresa encontró una proteína que lo haría posible

– Arañas saltadoras pueden tener ciclos del sueño similares al de los humanos

– Científicos hallan la razón por la que el esfuerzo mental agota físicamente



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.