La Selección Colombia femenina Sub-20 sigue viva, muy viva, en su intención de llegar al Mundial de Costa Rica. Fue un partido con fútbol y con carácter, para golear 3-0 a Venezuela y quedar muy cerca de la clasificación. Un triunfo o un empate contra Uruguay, el domingo, le da el cupo. 

Colombia, de entrada, tomó riesgos. Había que ganar y con ese panorama, el equipo se regaló un poco en defensa, tratando de copar el medio campo y llegar tocando al área venezolana.

Se necesitaba algo más que fútbol para tratar de sacar diferencia. Y eso se notó desde la actitud en el campo, y también afuera. Rafael Zabaraín, el psicólogo de la Selección Colombia, no paraba de gritar desde la tribuna occidental del estadio Nicolás Chathuán, de La Calera.

Colombia metió la más clara que tuvo, en el minuto 36, en una gran jugada de María Camila Reyes, que arrancó por la izquierda, llegó a la raya de fondo y tocó atrás, con borde interno, para que Gisela Robledo anotara el 1-0.

El marcador pudo ser incluso más amplio, porque Colombia se perdió un gol increíble, poco después del tanto de Robledo: Gabriela Rodríguez, de frente al arco, solo tenía que empujar la pelota. Le entró mal y la tiró afuera.

Colombia controló el juego en la segunda etapa, no dejó casi pasar de la mitad de la cancha a Venezuela, y llegó con propiedad. Incluso, otra vez el arbitraje dejó dudas, en una jugada en la que Mariana Muñoz remató a la portería, en el minuto 59: la pelota pegó en una rival y la portera Hilary Aguaje manoteó y pareció sacarla de adentro. En este torneo no hay VAR…

Aunque Colombia se desconcentró un poco tras esa acción, luego volvió a la actitud que había tenido al comienzo del segundo tiempo. Y apareció Ingrid Guerra, la goleadora de la Liga Femenina, para anotar el segundo tanto, a los 31 de la segunda etapa: intentó central desde la izquierda, pero la pelota rebotó en una zaguera venezolana. El balón volvió a caer a sus pies y esta vez cambió de intención: le pegó de derecha y la cruzó al otro palo. Golazo.

En un cuadrangular tan apretado, todo lo que pase cuenta. Y el tercer gol era clave: Y llegó en el segundo minuto de reposición, con las mismas protagonistas del primero: gran pase de María Camila Reyes y remate de Gisela Robledo, con gambeta previa a la portera venezolana.

Colombia dejó su diferencia en ceros y quedó con más goles a favor que Uruguay, su rival en la última jornada, el domingo a las 4 de la tarde. Así las cosas, tal como pasó este jueves, el equipo de Paniagua tendrá que salir a ganar. Pero el empate también le va a servir. Este partido contra Venezuela, la Selección mostró mucho carácter. 

DEPORTES



Source link

By Author

Leave a Reply

Your email address will not be published.