De seguro usted ha visto en su vida varias nubes con formas originales y, a veces, extrañas.

Pues bien, en más de una ocasión, unas extrañas formaciones de nubes han sido confundidas con naves de alienígenas, pues tienen una forma ovalada muy particular. Guardan el nombre de nubes lenticulares por el parecido a un lente circular o, incluso, a una lenteja.

Algunas veces se asemejan al ala de un pájaro muy alargada, y se dan en los topes de las montañas debido a las altas velocidades de los vientos en estos lugares.

Requieren de condiciones muy específicas en el aire para poder formarse. Una mezcla entre las condiciones de la presión atmosférica, la temperatura que hay en un determinado sitio y la cantidad de humedad en el aire deben confluir para que se puedan dar estas nubes.

(Le puede interesar: ¿El oxígeno se podría acabar en la Tierra? Esto dicen algunos científicos)

Vientos muy rápidos

Deben existir corrientes de aire y viento que alcanzan altas velocidades. Además, estos deben ir en sentido ascendente, es decir, los vientos deben ir hacia arriba.

Por otra parte, para que el característico óvalo pueda generarse, debe haber algo conocido como inversión térmica.

(Siga leyendo: ¿Se ha preguntado por qué los atardeceres son rojos o naranjas?)

El portal digital ‘Meteorología en Red’, especializado en fenómenos medioambientales, explica que la inversión térmica se da cuando, a medida que se sube en altura, en vez de bajar la temperatura del ambiente, esta sube.

Las nubes se van limando en los bordes debido a las continuas corrientes de aire

¿Qué quiere decir esto? Usualmente hay mayor temperatura en los lugares más cercanos al nivel del mar por la cantidad de presión que existe en el aire. Pero, en ocasiones, se da el fenómeno contrario en el que los lugares con mayor altura alcanzan mayores temperaturas, debido a la cantidad de sol que llega a la zona.

Ahora bien, una vez se combinan la inversión térmica y las altas velocidades de los vientos, pueden aparecer las nubes lenticulares.

Jorge Olsina, director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, explicó hace unos años al medio español ‘ABC’: “Las nubes se van limando en los bordes debido a las continuas corrientes de aire”.

Las montañas hacen que el viente choque cuando llega a sus laderas y hacen que deba cambiar de dirección, lo que ocasiona que el aire tienda a moverse hacia arriba. Es por esta razón que este fenómeno se da a menudo en estas zonas.

Los pilotos evitan estas nubes

Debido a las condiciones ambientales necesarias para que se den estas formaciones nubosas, los pilotos de aviones con motor suelen evitarlas, pues la velocidad del viento en las mismas y en las zonas aéreas cercanas es tan alta que generaría turbulencias muy fuertes, y hasta riesgosas, para los aviones.

(Antes de irse: El consumo moderado de alcohol también daña el cerebro, señala estudio)

Sin embargo, existen aviones sin motor que usan esos vientos precisamente para poder mantenerse en el aire. Pueden ser llevados por las corrientes de aire constantes y así hacer maniobras por el cielo.

De acuerdo al portal digital ‘EcuRed’, algunos planeadores han alcanzado altitudes récord gracias a las nubes lenticulares. Uno de ellos llegó a los 14.398 metros de altura y estuvo en vuelo por una distancia de 3.000 kilómetros.

¿Usted ha visto nubes así en Colombia?

Otras noticias

Encuentran un misterioso tiburón de 500 años de edad en Inglaterra

Las cinco peores formas de morir, según la ciencia

¿Cómo moriría un astronauta si se quitara el traje al estar en el espacio?

Así logran enviar las muestras recogidas en Marte a la Tierra

Dormir con luz, así sea moderada, es malo para el corazón y la diabetes

Tendencias EL TIEMPO





Source link

By Author

Leave a Reply

Your email address will not be published.