Diez producciones compiten por el más codiciado galardón de los premios Óscar: el premio a la mejor película. Es la lista de lo mejor y lo que marcó el año más reciente en materia de cine y desde que empieza la carrera por el premio, el público está ávido de verlas para hacer sus apuestas sobre la gran ganadora. 

‘West Side Story’ (‘Amor sin barreras’)

Identificado más con la ciencia ficción, Steven Spielberg apostó esta vez por traer a las nuevas generaciones un clásico del cine, cuya primera versión se hizo en 1961. Contó con la presencia de la actriz de ascendencia colombiana Rachel Zegler en el papel de María y Ansel Elgort en el papel de Tony. Este musical recreado en el Nueva York de los años 50, con una gran inspiración previa en Romeo y Julieta, obtuvo siete nominaciones al Oscar este año.  

‘Belfast’

Kennet Branagh escribió el  guion de Belfast al principio de la cuarentena del 2020 cuando el covid- 19 se esparcía por el mundo y ahora su historia con detalles autobiográficos, aspira a siete premios Óscar que podrían dejarle sus primeras estatuillas como guionista y director (Branagh ya ha sido candidato al galardón en cinco oportunidades como director y actor).

“Este encierro de la pandemia me envió de vuelta al otro donde, como un niño de 9 años y con menos experiencia, estaba lidiando con algo similar: las cosas cambian y como niño tienes que intentar navegar en algún tipo de mundo adulto forzado que no tiene sentido”, cuenta Branagh.

Belfast’ se aprecia desde la óptica de Buddy (Jude Hill), un inquieto chiquillo de 8 años, incluso la altura de los planos –algunos en contrapicada– dan esa sensación. Su papá (Jamie Dornan) trabaja en Londres, en el floreciente negocio de la construcción, y ve a su esposa (Caitriona Balfe) y sus hijos, Buddy y Will (Lewis McAskie), cada dos fines de semana. La cuadra donde viven es un lugar armonioso en el que no importa el credo o la clase social, es una especie de refugio que empieza a agrietarse con la agitación nacionalista y sectaria (una lucha entre católicos y protestantes) hasta transformarla en un infierno, en el que arden las pasiones y los odios.

‘CODA’

La directora y guionista Sian Herder afirma que Coda, señales del corazón es la producción que más la ha hecho llorar.

Coda –que es la sigla en inglés para hijo de adultos sordos– significa su mayor logro en la pantalla: la película se quedó con los cuatro premios más importantes del pasado Festival de Sundance –dirección, gran premio del jurado, audiencia y mejor ensamble actoral– y ahora está entre las diez más importantes de los Óscar. 

La cinta es una versión de la original cinta francesa La familia Bélier. Pero no resulta un remake melodramático o forzado: el filme en inglés logra mantener la esencia, pero toma distancia y se abre su propio camino.

Ruby es la única conexión con el mundo que tienen sus padres y su hermano: los tres son sordomudos. La familia trabaja en un barco pesquero y la joven está a punto de graduarse del colegio, su encuentro con el profesor de música Bernardo Villalobos hará florecer su deseo de cantar… su pasión por la música la confrontará: deberá decidir si quiere irse a estudiar a Berkley o seguir ayudando a su familia.

El relato transcurre en Gloucester, un pequeño pueblo pesquero de Massachusetts que enfrenta unas estrictas y excluyentes normativas.

‘Drive my car’

La primera gran incógnita es si Drive my car sucedería el éxito de Parásitos. Con más de una treintena de premios, incluidos varios a la mejor película del año –entre estos el de la National Society of Film Critics de Estados Unidos–, la carrera internacional de este filme dirigido por el preciosista Ryusuke Hamaguchi comenzó en el Festival de Cannes, donde consiguió el galardón a mejor guion.

La labor de Hamaguchi como guionista y como director también ha sido reconocida, y se hizo con el Globo de Oro a mejor película extranjera. Todo parece poco para una cinta sutil, elegante y profunda, que adapta un relato de Haruki Murakami y que ha conquistado a los espectadores de medio mundo, pese a sus tres horas de duración.

Duna (Dune)

Una de las obras más queridas de los amantes de la ciencia ficción fue llevada al cine antes sin mucha suerte por David Lynch. También Alejandro Jodorowsky quiso hacerla junto a Salvador Dalí, pero quien se metió en la aventura fue Denis Villeneuve, quien dirigió Blade Runner 2049 y La llegada, consideradas dos piezas muy valiosas del cine de género en la actualidad.

La nueva aventura es una versión libre, se enfoca en Paul Atreides (Timothée Chalamet), hijo de Duke Leto (Oscar Isaac) y Lady Jessica (Rebecca Ferguson), quien termina atrapado en un conflicto que analiza desde la política, la religión e inmensas criaturas que emulan gusanos.

‘Nightmare Alley ‘ o ‘El callejón de las almas perdidas’

El director Guillermo del Toro dice que la historia de Nightmare Alley le interesó desde los años 90. “Está basada en una novela de William Lindsay Gresham, que él escribió en 1947, y que resulta un libro muy actual hoy en día, de cierta manera porque eso es lo que hace el noir, que sus temas son perennes”, explicó en entrevista con EL TIEMPO. 

Bebiendo de clásicos como Extraños en un tren (1951) o Detour (El desvío, 1945), Del Toro logra un relato con elementos del cine negro, como el crimen y la traición, pero toma distancia apostando por una estética colorida y en algunos momentos fantásticos.

Es la década de 1940, Stanton Carlisle (Bradley Cooper), un hombre carismático pero desafortunado, se gana el cariño de una vidente (Toni Collette) y su esposo, un exmentalista (David Strathairn). Con lo que aprende junto a ellos y gracias al apoyo incondicional de la virtuosa artista de feria (Rooney Mara), Carlisle alcanza gran éxito engañando a la élite adinerada de la sociedad neoyorquina.

Sin embargo, su ambición es más grande y siniestra y su siguiente objetivo es un peligroso magnate (Richard Jenkins), al que abordará con la ayuda de una misteriosa psiquiatra (Cate Blanchett). 

En este caso, la diferencia está entre la ilusión y la realidad, la verdad y la mentira, entre lo que debemos hacer y lo que no debemos hacer, y la tensión: seguimos a un personaje que está a un par de semanas de perderlo todo.

‘El poder del perro’

La película de la cineasta Jane Campion,  El poder del perro (The Power of the Dog), encabeza las candidaturas en esta 94.ª edición de los galardones, con 12 postulaciones, y hace historia al convertirse en la única mujer con dos nominaciones como mejor directora de los premios. La neozelandesa ya había aspirado a la estatuilla dorada en 1994 por El piano.

La más reciente cinta de Campion, un escalofriante wéstern de prohibición y venganza, se ubica en las categorías principales y es la gran favorita.  Se trata de una adaptación de la novela de Thomas Savage y está ambientada en el Oeste estadounidense, en los años 20. En ella actúan Benedict Cumberbach y Kristen Dunst. 

‘Licorice Pizza’

Una mirada al primer amor. La historia de Licorice Pizza transcurre en los años 70, en el valle de San Fernando. Un joven adolescente de 15 años, Gary Valentine, se enamora de Alana, una joven judía de 25 años. Comienzan una amistad, pero la diferencia de edades se impone, aunque sus vidas no se separan del todo.  

La película fue escrita y dirigida por Paul Thomas Anderson (Boogie Nigths, Magnolia y El hijo invisible). Cuenta con Alana Haim y Cooper Hoffman en los papeles protagonistas. 

‘No miren arriba’

En No miren arriba, dirigida por Adam Mckay, Leonardo Di Caprio interpreta al profesor de doctorado y Jennifer Lawrence a la aventajada alumna de una universidad promedio que descubre el inminente impacto en la tierra de un meteorito mucho más grande que aquel al que se le atribuye la extinción de los dinosaurios.

Juntos golpean diferentes puertas del gobierno en busca de que alguien les crea que el peligro es real y que, en el mejor de los casos, el gobierno de Estados Unidos emprenda una estrategia que permita salvar el mundo. Pero se encuentran con la incredulidad, las fake news, la ignorancia, la negación y una cantidad de obstáculos que hacen difícil conseguir apoyo. Con la actuación de Meryl Strep, Cate Blanchet, Timothée Chalamet y otras grandes estrellas.

Fue la película más vista de Netflix en la epoca de Navidad y su tono de comedia y crítica hizo que la compararan con la crisis informativa desatada con la pandemia del coronavirus. 

‘Rey Richard: una familia ganadora’ o ‘King Richard’

Will Smith, ganador en los Golden Globes, se metió en la piel de Richard Williams, el padre de Venus y Serena Williams, que  desde Compton, uno de los barrios más peligrosos de Los Ángeles, llevó a sus hijas al a cima del tenis mundial.

El guion fue escrito por Zasch Bayling. Fue dirigida por Marcus Green, cineasta de origen puertorriqueño, desde su participación en el Festival de Cine Independiente de Sundance, la película ha venido ganando en reconocimientos. De hecho en el Sundance ganó el premio especial del jurado a la mejor ópera prima estadoundense.

Redacción de Cultura
@CulturaET



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.