Juan Gustavo Cobo, el poeta: un señor muy grande con alas enormes – Música y Libros – Cultura


‘La fiesta de la palabra’. No podía ser otro el nombre para este agasajo, porque Juan Gustavo Cobo Borda ha sido toda su vida cultor de las letras, lector consagrado, conversador festivo, escritor ácido y agudo contertulio que siempre hace críticas severas que adereza con gracejos y chistes de factura irrepetible.

No ha recibido el poeta tantos festejos como los que ha propiciado. Y los ha propiciado porque es la generosidad una de las cualidades que lo han acompañado en una vida dedicada a la promoción y divulgación de escritores, pintores, músicos, fotógrafos, hacedores de arte como él.

Creció, y mucho, inmerso en los más importantes escenarios culturales de la vibrante y dinámica Bogotá de la segunda mitad del siglo pasado y de la primera década del XXI, hasta que, lamentablemente, una esclerosis múltiple lo alejó de cuerpo presente del centro de los acontecimientos, aunque de manera afortunada sigue vigente a través de comentarios en la radio, la televisión y la prensa y de sus poemas que acomete de cuando en cuando, después de esa veintena de libros que ha publicado con acierto, ritmo y tono.

Las también gestoras culturales Carmen Barbo e Isadora de Norden, amigas de años de Cobo, tuvieron la feliz idea de organizarle un pequeño agasajo para retribuirle sus acciones y convocaron en primer lugar a Griselda, su esposa, y a Paloma, su hija. A este cuarteto de entusiastas y dinámicas mujeres se unió el expresidente Ernesto Samper Pizano con su esposa. Samper hizo contactos con el Ministerio de Cultura para que el evento se saliera del ámbito privado.

En pocos días, la idea se hizo proyecto, auspiciado por el ministerio y la Biblioteca Nacional, con la curaduría en la sombra del gran amigo José Luis Díaz-Granados y de manera presencial de su hijo Federico. Los dos poetas y gestores culturales también se dieron a la labor de recopilar parte de esa historia personal de Cobo Borda que hace parte de la historia cultural colombiana. El afiche del evento lo diseñó otra de las amigas de vieja data, la premiada Martha Granados.

(Lea también: J. K. Rowling y el triste ocaso de un mago llamado Harry Potter)

El cuarteto de organizadoras, con la dirección de Federico, reunieron sus libros de poesía, el centenar de textos con ensayos de su autoría, los más de doscientos libros editados bajo su batuta, las decenas de fotos que registran esa actividad feraz en casi todo el territorio nacional y los cuadros que le hicieron, hace algunos años, María Paz Jaramillo, Juan Cárdenas y José Antonio Roda.

De igual manera se recogieron las memorias de sus encuentros por el país con agentes culturales diversos en la antesala a la creación del Ministerio de Cultura y los antecedentes que recolectó y expuso para la aprobación de la ley del libro.
Se han organizado también sesiones de poesía de algunos de los poetas de su generación, la generación ‘sin nombre’ y de jóvenes poetas, a quienes Cobo ha estimulado directa o indirectamente.

El ancestro español

Su padre, un republicano español, llegó al país en los tiempos la posguerra española, después de perder esa cruenta guerra civil, y se enamoró de Leonor Borda, una joven muy guapa y cachaca hasta la médula, prima de dos escritores y poetas fundamentales en la literatura colombiana, Jorge y Eduardo. De ese hogar procede Juan Gustavo Cobo Borda.

De la herencia literaria no se pudo zafar nunca como sí lo hizo, y muy fácil, de los estudios universitarios que comenzó en el Externado, en la Facultad de Derecho, donde su padre dictó clase por 40 años, de ahí pasó a los Andes a estudiar Filosofía y Letras y saltó a la Nacional a Idiomas.

(Lea además: ¿La ‘bruja’ de Harry Potter es J. K. Rowling? 25 años de un hito literario).

Siempre repite que fue
‘el asesor lírico y guardaespaldas moral’
de la dinámica Gloria Zea, la impulsora del MamBo
y su jefe en Colcultura

En esas estaba cuando el encargado de la Librería Buchholz, ubicada en el corazón de Bogotá, el también poeta Nicolás Suescún, un día le entregó las llaves de ese edificio de siete pisos repletos de libros y cuadros para que lo relevara en su ocupación de encargado. Le dijo que era hora de que volviera la librería su casa, la que visitaba día de por medio, en largas jornadas de hablar sin parar con esos compradores ávidos de las novedades que siempre atiborraban sus estantes, de robarse libros, como lo hacían la mayoría de esos fieles visitantes, y de regodearse en ese paraíso magnífico que le deparó felices e inolvidables momentos.

Y Cobo no lo pensó dos veces. Abandonó su estatus de universitario. Su destino se enrutó por calles nuevas, muy alegres y diversas. Se sumergió en la escena cultural de la capital para no volver a alejarse de ella, salvo en las cortas estancias de sus misiones diplomáticas por Argentina, España y Grecia.

Tiempos de editor

No tardaron en aparecer dos de las ocupaciones que le han deparado mayores satisfacciones y a su vez con las que ha cautivado a un público que ha crecido no solo en número, sino en calidad por obra y gracia de su inteligencia y de su siempre sentido de la oportunidad.

La primera profesión fue la de editor. Con Darío Jaramillo fundaron Ediciones La Soga al Cuello, que hizo su debut con su estreno como poeta con el libro en el que reunió los primeros versos de su cosecha y que tituló como Consejos para sobrevivir. El segundo libro fue uno de Darío Jaramillo y el tercero y último, la reedición del tratado sobre El café en Colombia del historiador Luis Eduardo Nieto Arteta.

Cuando los socios llegaron a donde la viuda de Nieto Arteta para proponerle la reedición de ese texto fundamental en la economía colombiana de esa época casi la matan porque se presentaron como los dueños de La Soga al Cuello y la señora revivió el suicidio de su esposo precisamente con una soga. Por fortuna, el mal momento se superó y consiguieron los permisos, pero la situación financiera de la editorial no dio para más. Ellos estaban literalmente como lo describía el nombre del negocio.

Su siguiente trabajo lo llevó al mundo de las revistas. Durante una década (1973-1984) fue el director de la inolvidable revista Eco, que junto con Mito, que nació en los cincuenta y dejó de existir en 1962 con la muerte de su fundador Jorge Gaitán Durán, son las más importantes publicaciones culturales.

(Siga leyendo: La cocina colombiana del barrio gay de Madrid).

Juan Gustavo Cobo Cordoba

El escritor y poeta bogotano tiene 73 años.

Foto:

Mauricio Moreno. EL TIEMPO

En Eco se formó Cobo, al lado del siempre recordado Ernesto Volkening, como editor aventajado y rígido. En cada número publicaban lo mejor de la literatura mundial y local. Sus números son hoy muy apreciados y casi están desaparecidos.

A finales de los años ochenta, Cobo incursionó como empleado público. En Colcultura, como asesor de Gloria Zea, creó la revista Gaceta, que dirigió con la misma rigurosidad que empleó en Eco, y se propuso reeditar las obras literarias más importantes, que a un buen precio inundaron las librerías del país y aumentaron con libros de calidad el reducido catálogo de las bibliotecas públicas.

Siempre repite que fue “el asesor lírico y guardaespaldas moral” de la dinámica Gloria Zea. Otra de sus frases inolvidables es la de: “No es que a uno le gusten los boleros, es que los boleros le pasan a uno”. Y ya muy en serio ha dicho y escrito: “Si hemos fracasado tantas veces en política, en economía, en vida comunitaria, oscilantes entre el despojo externo y la violencia que diariamente nos hiere, por dentro, las obras de ciertos creadores, en las artes plásticas, en las letras, nos sostienen. En realidad: somos eso”.

(Además: Las frases más impresionantes que dejó junio).

En uno de sus famosos ensayos, Cobo soltó esta perla: ‘No es que a uno le gusten los boleros, es que los boleros le pasan a uno’

Con su proyecto de la Biblioteca Básica en Colcultura, publicó 65 títulos; en la Colección de Autores Nacionales, medio centenar de obras, y en la Colección Popular, treinta libros. No sería esta su mejor contribución a la lectura. En los años noventa, en la administración Samper, produjo 40 ejemplares con obras inéditas o reediciones, en la que se llamó la Biblioteca Familiar Colombiana.

Podría decirse que desde que se quitó el pantalón corto Cobo se hizo poeta y uno de los escritores culturales indispensables, campo donde ha brillado con una voz singular que lo ha caracterizado como un crítico privilegiado, que advierte muy rápido la belleza de la escritura, la grandeza de la pintura, la magia de la fotografía, el arte del cine, de la danza o la majestad de la música.

Y es por esa virtud que sus artículos en los principales periódicos y revistas, sus trabajos en la radio y en la televisión son siempre solaz en un campo en donde la escritura incisiva se echa de menos.

Cobo Borda para BOCAS

Cobo Borda es miembro de número de la Academia Colombiana de la Lengua desde 1993

Foto:

Pablo Salgado. Revista BOCAS

(Le puede interesar: Alonso Sánchez B. narra la relación y pérdida con su amada perrita Humilda)

Cobo llegó a la Biblioteca Nacional muy emocionado. No solo porque en los últimos años deja su casa únicamente para ir a los médicos, sino porque recuerda con cariño ese edificio que habitó como subdirector y porque se encontró con medio centenar de personas que lo admiran y lo quieren.

Su hija Paloma le puso a su padre una corona de laurel como en la antigua Grecia hacían con los poetas más queridos y el rostro de Cobo Borda se iluminó y comentó que se sentía como Dante, en medio de los aplausos de los asistentes y de la sonrisa satisfecha de las organizadoras y curadores de la exposición.

MYRIAM BAUTISTA
​Para EL TIEMPO



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.