La escritora Kaya Rojas presenta el libro ‘Cuatro patas, pelos y cola’ – Música y Libros – Cultura


Emilio y Magnolia son dos hermanitos que tienen en su casa una pecera con unos hermosos pececitos que los miran y los miran en silencio, mientras abren su boca. Sin embargo, Emilio está cansado de que sus amigos del colegio se le burlen y le digan que esas no son mascotas pues no se pueden cargar y consentir.

CodeCult Creative Business Agency

Por eso, un día, mientras pasa frente a una fuente, a Emilio se le ocurre pedirle a su papá una moneda para hacer un deseo: tener una mascota de cuatro patas, pelos y cola, que pueda cargar sobre sus piernas y acariciar. Sin embargo, su padre no está muy convencido de que llegue otro animal a la familia.

Así comienza el libro infantil ‘Cuatro patas, pelos y cola’, de la escritora caleña Kaya Rojas Arbeláez, lindamente ilustrado por Andrés F. Agredo Ramos, que publicó la editorial de la Universidad Autónoma de Occidente y que está alojado en su página web.

(Lea además: Catalina Gallo salta del periodismo a la memoria literaria).

La autora anota que el trasfondo del libro lleva el mensaje o la enseñanza para los pequeños lectores de aprender a aceptar “las diferencias”. 

“Realmente, cuando Emilio pide en la fuente de los deseos una mascota de cuatro patas, pelos y cola, él lo que quiere es una mascota tradicional. Algo similar ocurre de pronto con el vecino que tienen ellos en su barrio que esperan que sean como los demás.

Justamente el valor que yo trato de transmitir en esta novela es la aceptación del que es distinto; de los que son tal como son y no como otros quieren que sean”, explica Rojas.

Kaya Rojas Arbeláez

El libro fue publicado por la Universidad Autónoma de Occidente.

Y aunque al principio, el lector tienda a pensar que el gran protagonista del libro es la simpática mascota que llega a la casa de Emilio y Magnolia, que resulta ser Lolo, un hermoso chigüiro, la carga psicológica de la trama recae, en realidad, en Emilio.

“El niño se transforma en la historia, él es el que cambia de valor. Pues al principio tiene una idea preconcebida en su cabecita de lo que debe ser una mascota y termina aceptando a Lolo. Cuando yo concebí el personaje de Lolo lo imaginé como alguien que a donde llega sana todo a su alrededor“, comenta su creadora.

En especial, aquellas heridas que a veces las personas no tienen muy identificadas. La escritora explica que en el caso de Emilio es la tolerancia y la aceptación del que es distinto.

Lo mismo ocurre con los padres de los niños, que terminan aceptando a sus hijos como son, o con los vecinos del barrio, que finalmente rompen sus prejuicios y acogen al ciudadano chino que llega a la vecindad.

(Le puede interesar: Una mirada a la obra de la ilustradora Suzy Lee, premio Hans Christian Andersen 2022)

Mascotas

La autora revela que Lolo, precisamente, ha seguido creciendo y ahora saltó a una serie web que se llama ‘Lolo al rescate’. “En ella, Lolo vive ahora en los llanos orientales, digamos que es una parte expandida de ‘Cuatro patas, pelos y cola’. Y en la historia, el personaje tiene una función de ser sanador”, anota Rojas.

Sobre cómo surgieron los niños, la autora explica que Emilio y Magnolia funcionan en la estructura narrativa de la historia como “personajes espejo”.

“Magnolia es una persona que fluye , acepta más fácilmente y se deja sorprender por la vida. Se enamora muy rápido de Lolo, mientras que a Emilio le cuesta, porque es un poco más cuadriculado y pragmático, como su mamá. En ese sentido son dos personajes que aunque son opuestos se complementan”, anota la escritora.

Para Rojas, este relato tiene implícito también la idea de “desear”. “En la vida es muy importante desear algo, pero también saber qué se quiere.

Finalmente a Emilio se le cumple su deseo de una mascota de ‘cuatro patas, pelos y cola’. Y eso es lo que le llega. Entonces tal vez él ha debido ser un poco más específico con lo que pedía”, comenta.

(No deje de leer: Tras premio en Cannes, ‘Amparo’ llega a las salas de cine).

Gato

Entre los beneficios de tener mascotas está que disminuyen los factores de riesgo cardiovascular.

Finalmente, esta es una novela sobre la importancia de las mascotas en la vida de los seres humanos, una tendencia de la vida moderna.

“Creo que las mascotas son importantes, son amor, son familia. Y como digo en el libro, una mascota es importante para sobrevivir en el mundo escolar”, afirma Rojas.

Las mascotas tienen una misión maravillosa en nuestra vida y es que nos enseñan a amar desprevenidamente y también nos preparan, eventualmente, para la muerte. Porque cuando una mascota muere, a nosotros también se nos va un pedacito de vida y entendemos que somos efímeros”, concluye la escritora.

Más noticias

EL TIEMPO gana en Premio de Periodismo Armando Devia Moncaleano.

Silvestre cerrará el Festival Vallenato con sentido homenaje a Jorge Oñate.

Gloria Trevi publica su nuevo álbum de estudio ‘Isla Divina’.

La mujer y la iglesia.

Alec Baldwin: familia de Halyna Hutchins pide retirar videos del accidente.

Redacción EL TIEMPO.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *