Sitios para comer y divertirse en fin de semana en Bogotá y alrededores – Gastronomía – Cultura


Esta es una sugerencia de lugares que pueden ser atractivos para visitar con la familia y amigos en un fin de semana. Si busca buena comida, algún comente de paseo (algunos están en las afueras de Bogotá), o un espacio bien surtido para una reunión familiar (algunos con música en vivo), puede echarle un vistazo a las siguientes opciones.

Chichería Demente

Receta del chef de Chichería Demente

Receta de flores de calabacín rellenas del chef Christian Mc Allister, de Chichería Demente.

Foto:

Milton Díaz. EL TIEMPO

Chichería Demente es de esos restaurantes que tomaron una casa antigua en una zona poco usual si se trata de cocina gourmet y encantaron con el manejo de sus carnes y el giro dado a los ingredientes colombianos. Durante los fines de semana se ha convertido en lugar de reunión familiar (de esos que agrupan varias generaciones) y es primordial hacer reserva, porque pese a ser un espacio amplio, tiene bastante pedido al mediodía (como el parqueadero cercano no da abasto, los comensales ponen sus vehículos en la calle, así que es mejor ir en otro transporte si no quiere gastar algo de tiempo encontrando lugar).

Un domingo a mediodía, la Chichería Demente puede tener un conjunto de cuerdas como invitado a música en vivo. Algo que acompaña muy bien la estética del lugar (con sus cocinas a la vista en lo que alguna vez pudo ser un amplio patio central). De allí salen platos como unos chicharrones con sandía asados, chorizos, arepas, carnes de diversos tamaños y precios, provocativas bandejas de papa crio bañadas en salsa para compartir entre varios y jugos en jarra. Entre los recomendados están una pizza negra, que ha hecho fama, unas poco comunes flores de calabacín rellenas de queso y naranja que pueden ser entrada, acompañamiento o postre en la mesa, y entre los postres: el giro que le dan a la cuajada con melado: que viene apanada en un “melado” de arequipe y granos de pimienta. 

Chichería Demente. Calle 69 n° 15-08. Bogotá

La Chula Campestre (Chía)

La Chula Campestre

La mexicanidad es parte de la ambientación de La Chula Campestre. De día ofrece un plan muy familiar, de noche es rumba.

Foto:

Cortesía La Chula Campestre

La música en vivo es un platillo adicional apetecido en esas salidas de familia en un fin de semana. Si el gusto es por lo norteño, popular y la música de mariachi, el lugar es La Chula Campestre, en la carretera a Chía. 

El show musical tiene la ventaja de que sin importar a qué hora llegue, lo encontrará. Sin importar si se siente al aire libre o bajo techo, también lo encontrará: porque tiene tarima principal -grande y espaciosa como para albergar un conjunto grande de mariachis o un espectáculo de baile, hasta un concierto- adentro y una tarima, con otros grupos musicales que van subiendo uno tras otro a lo largo de toda la jornada.

La comida, como es de esperarse tiene algo de México y algo de Tex-Mex también y es abundante y trae cierta puesta en escena: guacamoles que se mezclan en la mesa frente al comensal, postres con iluminaciones. Todo es color y show.  Es común pedir el guacamole que se puede combinar con diferentes elementos (desde platanito frito en cubitos hasta chicharrones), pero tiene una serie de platos que van más allá, como un pollo bañado en queso y salsa de guayaba con especias mexicanas. También tiene fajitas en molcajete, langostinos en aguachile y lomo a la tampiqueña.  

Hay juegos para los niños y variedad muisical para quedarse todo el día disfrutando del ambiente festivo, que a veces se pone tan divertido que invita a los presentes a hacer el trenecito entre las mesas.

Autentiko (La Calera)

Juantxu Alonso - Restaurante Autentiko

Juantxu Alonso está al frente de la cocina de Autentiko.

Foto:

César Melgarejo. EL TIEMPO

Este restaurante de cocina que busca reproducir de la forma más fiel posible los sabores de España apostó por la magia de las afueras.  Su nueva sede queda sobre la carretera en la vía a La Calera, poco después del peaje. Lo primero que alegra a la vista es la construcción muy acorde a la cocina que busca exaltar.

Allí, el chef Juantxu Alonso, originario de Bilbao y residente en Colombia desde hace 18 años, ofrece desde boquerones hasta ternera al horno, pasando por tortilla de  papa y almejas en salsa verde.   Alonso tiene allí todas las tapas clásicas de su país, la sangría es algo que se ve brillar en numerosas mesas. Y si bien, uno va a un restaurante español a ver el tratamiento de los arroces, los pescados, los mariscos -las gambas son infaltables en sus preparaciones-, los jamones y las carnes (hay ternera, rabo de toro, al chef le quedan deliciosas las ensaladas. 

Restaurante Autentiko. Kilómetro 9, vía Bogotá- La Calera. 

Sagal Tributo a la carne (Chía)

Sagal Tributo a la Carne - Platos

Las entradas de Sagal Tributo a la Carne. Vale la pena el paseo.

Antes de ser restaurantes, Sagal fue tienda de carnes maduradas. No ha sido la única iniciativa que nació como una propuesta de carnes premium y, con los años, terminó complementando su oferta de ingredientes para preparar con restaurantes. 

La marca celebró sus primeros 20 años trabajando con carnes maduradas con la apertura de su sede Sagal Tributo a la Carne, en la carretera de Cajicá a Chía, en el Centro Comercial San Roque.  Un imperdible: su bife de chorizo, uno escoge el acompañamiento y la salsa en la que desea bañarlo (esta se cobra aparte). Aunque son deliciosas sus croquetas de morcilla, los chinchulines y otras carnes. Entre los acompañamientos para sus carnes hay desde vegetales asados pasando por pasta y papas a la francesa.

Las papas a la francesa trufadas son otro gran y delicioso detalle de su carta. La hamburguesa tiene su gracia (abundante en ingredientes y sabor) .

La ubicación es otra de sus ventajas. El Centro Comercial San Roque es bastante agradable y parece una “ciudadela” de restaurantes gourmet de alta gama. Si uno se queda el suficiente tiempo, puede ver las ofertas vecinas de panadería y repostería, así como de empanadas y heladerías artesanales y alguna tienda de ingredientes interesante. 

Olivia (Santa Bárbara, Bogotá)

Olivia ya es una marca famosa en Medellín. En Bogotá inició como domicilios pero su primer restaurante en la capital, espacioso, acogedor y lleno de delicias de inspiración italiana que todos amamos se estrenó recientemente. 

Ofrece una variedad de pizzas (con combinaciones de ingredientes interesantes algunas y otras muy clásicas), variedad de burratas (no necesariamente con ingredientes dulces que contrasten el sabor del lácteo), variedad de pastas (algunas con recetas ya clásicas y otras que el comensal puede armar mirando la lista de ingredientes con las que quiere combinarlas… además, variedad de risottos. Casi ninguno de sus platos tiene una sola receta (la lasaña tiene diferentes versiones también) y dan ganas de probarlas todas. Un recomendado: el vitello tonato, una alternativa al carpaccio (que también está) y que encanta desde el comienzo.

Dirección: Carrera 19 n° 118-35. Bogotá.

Azul Azteca (Parque de la 93)

Azul Azteca

Azul Azteca, restaurante de cocina mexicana, en el parque de la 93.

Foto:

Cortesía Azul Azteca

La carta de Azul Azteca (en el Parque de la 93, donde alguna vez quedó el ya extinto Café Renault) incluye 40 platos, que van desde 27.000 peso a 250.000. 

Uno recomendado de la casa son sus buñuelos de mariscos, con ese toque de sal y dulce que tanto gusta en Colombia. La carta abarca tacos,  carnes (como un apunta de anca servida en una parrilla pequeña que llega a la mesa) y elaborados tacos ( tiene de chicharón, de cochinita pibil, al pastor, de pollo al achiote y de carnitas, entre otros).  

Tiene música en vivo, el Mariachi Clásico Contemporáneo da una tanda de las más conocidas rancheras a ciertas horas (si se quiere presenciar el espectáculo es mejor llamar y preguntar, porque no está permanentemente).

Carrera 93 B n° 11A-84. 

LILIANA MARTÍNEZ POLO
REDACCIÓN DE CULTURA
@Lilangmartin



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.