Nairo Quintana, análisis, ¿A qué le apunta al final de Tour de Francia? – Ciclismo – Deportes


Nairo Quintana se defiende con todo. Sabe que las fuerzas a estas alturas del Tour de Francia y cuando faltan cuatro días para el final no son las mismas y pedalea con el corazón para seguir en busca de terminar en el ‘Top’ cinco, sin dejar de lado la ilusión de ser tercero.

US Remote Software Jobs

La jornada de ayer fue dura, no solo por el fuerte ritmo de competencia que impuso el equipo UAE Emirates con Brandon McNulty y su líder Tadej Pogacar, en busca de poner en aprietos a la camiseta amarilla de la carrera, Jonas Vigeggaard, que salió airoso tras el triunfo del esloveno, sino porque las fuerzas escasean.

(Nairo Quintana no se esconde y anuncia batalla hasta el final)
(Nairo Quintana no pierde la guerra, es cuarto y pelea el podio del Tour)

La etapa, disputada entre Saint Gaudens y Peyragudes, corta, de solo 129 kilómetros, dejó casi que sentenciado el Tour, con un Vingegaard inmenso, un Pogacar minimizado y que se queda con los triunfos parciales y el segundo puesto de la general y un Geraint Thomas que se pega a ese tercer cajón.

‘Cómodos’ en sus sitios están ellos, pero la batalla por los tres puestos siguientes sigue, está viva y solo se definirá el sábado en la contrarreloj de 40 km.

Las claves de hoy en adelante


Nairo cedió tiempo, bueno, todos lo hicieron frente a las dos máquinas superiores, Vingegaard y Pogacar,
pero el boyacense tiene las opciones de conservar la cuarta casilla y, por qué no, subir al tercero, pues la jornada del jueves es muy dura y cualquiera puede pagar un esfuerzo, hasta él mismo.

Quintana quedó a 7 min 53 s del primer puesto, con Pogacar cede 5 min 35 s, con Thomas pierde 2 min 57 s y solo queda que el británico se funda este jueves para tomarle tiempo y aspirar a algo en la crono, algo que no se ve tan viable.

De ahí para atrás es el tema álgido. Nairo Quintana tiene a David Gaudu a solo cuatro segundos, pues el francés le quitó cinco en la llegada de ayer. Luego viene Romain Bardet, que se recuperó, y volvió a entrar en la pelea, a quien tiene a 1 min 28 s, tiempo bueno, si es que hoy Quintana responde. Esa es la pelea que debe dar.

No hay duda que la fracción de hoy será clave, en una carrera por eliminación y en una etapa tan difícil entre Lourdes y Hautacam, última llegada en alto de la prueba, con tres fuertes ascensos que desbaratarán el lote nadie puede cantar victoria.

Nairo Quintana

Nairo Quintana (segundo de izq. a der.), en la etapa 16 del Tour de Francia.

El día tendrá el paso por el Aubisque, luego se subirá al Spandelles, un ascenso de 10,3 km al 8,3 por ciento de promedio de inclinación de rampas y se finaliza en Hautacam, con 13,6 kilómetros al 7,8 por ciento de pendiente media, allá donde al aire escasea.

Las fuerzas están muy ajustadas, casi que ni existen. La verdad es que nadie tiene más que el otro, cuando se habla de la batalla entre Nairo, Gaudu y Bardet por el cuarto puesto. El que no tenga las fuerzas cederá y perderá su posición. El tema es saber quién será y cuánto tiempo dejará en el asfalto con miras a la crono del sábado.

A esta altura del Tour no cuenta la historia, la estadística ni el nombre del ciclista, lo clave es cómo gastar lo mínimo de fuerzas que se tienen y de los tres ninguno tiene ventaja, nadie es más que nadie y al colombiano solo le queda no desfallecer.

No hay que armar un drama por lo que ha pasado. Nairo dijo que había cometido un error, que trató de seguir el paso a los más fuertes de la carrera y lo pago, aunque sigue de cuarto.

Su meta, el podio


Ya decíamos que su meta del podio era difícil y eso se ve, se ha confirmado, pues hay mejores que él.
Eso no quiere decir que el Tour que hace es malo, todo lo contrario, es excelente, después de dos años en los que se vio en peores posiciones.

Se ha reencontrado con sus buenas sensaciones. Hace cinco años que no tenía la opción de luchar por un cupo dentro de los cinco mejores de una competencia de tres semanas, cuando en el 2017 se quedó en el segundo puesto de la general del Giro de Italia, el que le ganó Tom Dumoulin.

Nairo debe hacer su trabajo en el Tour, minimizar pérdidas, encontrar el punto de equilibrio que le indique qué debe gastar. Ir a paso, aguantar y, como mínimo, no dejar que los dos franceses se le acerquen para llegar con opciones de quedar dentro de los cinco primeros en los Campos Elíseos.

Atacar no es la mejor arma, seguro que morirá en el intento. Defender el cuarto puesto debe ser la consigna y debe de olvidarse del podio, pues lo único que lo puede ilusionar es que el damnificado del día sea Thomas, de resto, está condenado a conservar esa privilegiada posición.

(Fabio Jakobsen y su drama, se desvaneció en meta del Tour, video)
(Tour de Francia 2022: así van las clasificaciones, luego de la etapa 17)

Lisandro Rengifo
Redactor de EL TIEMPO
@lisandroabel





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.