Tolima y Cali: las razones del fracaso en Libertadores y Sudamericana – Fútbol Internacional – Deportes


El 2022 fue una prolongación del mal momento que pasa el fútbol colombiano a nivel internacional. Esta vez el golpe se demoró un poco más, pero no mucho. Deportes Tolima, que sorprendía en la Copa Libertadores, se aferró a una hazaña y se fue humillado. Deportivo Cali, que ha tenido un año de olvido, y ahora sin DT, no pudo sostenerse en la Copa Sudamericana. 

Razones del doble fracaso

Cali

1. Errores propios. Tolima tenía un duro reto ante uno de los favoritos a ganar la Copa Libertadores. Le hizo un gran partido a Flamengo en Ibagué, pero se descompuso en el Maracaná. Le pesó la presión, no sobrevivió ni 5 minutos. Perdió 7-1. Tolima pecó, claro, con el 1-0 se abrió, se expuso, un suicidio. Recibió una goleada histórica. 

Cali tuvo sus errores. Sus problemas internos. Sacar al DT Rafael Dudamel tras el partido de ida que empató con Melgar, ir a buscar la clasificación a Perú con improvisación. Cali ha tenido un año para el olvido y agudizó su crisis con esta eliminación. Es un golpe duro porque Cali no parecía inferior a Melgar, y sin embargo se topó con un rival serio, ordenado y aplicado.

2. Diferencias astronómicas: Tolima y Cali se quedaron sin ropa para la fiesta. Y es una realidad. Tolima armó un buen equipo, lo tiene, para el medio local podrá pelear otra vez el título. Pero su diferencia en el continente sigue siendo una brecha enorme. Flamengo tiene una nómina valorada en 165 millones de euros. Tolima, 21,13. Tolima acaba de fichar a Andrés Renteria, gran refuerzo. Flamengo está por cerrar a Arturo Vidal, la bomba del mercado continental…  

Cali no gozaba de una gran nómina. Del equipo campeón en la Liga en diciembre se fue disminuyendo en calidad. Y eso coincidió con bajones en el nivel de algunos jugadores. Cali dio batalla en la Copa Libertadores pero pese a su lucha quedó por debajo de poderosos como Boca y Corinthians. Por eso cayó a la Sudamericana, y ante un rival en teoría parejo, no pudo. 

3. Mentalidad. Una vez más, los equipos colombianos se vieron disminuidos anímicamente. Quedó ratificado que a nivel internacional a los clubes colombianos no solo les faltan dólares sino visión ganadora, fortaleza mental. Tolima no pudo con la presión del Maracaná, no pudo con el gigante que tenía en frente. No pudo superar la derrota en la final de la Liga. 

El caso de Cali es peor. No pudo con Melgar, que puede ser el mejor equipo peruano del momento, pero no por ello era superior. A jugadores como Teófilo Gutiérrez o Angelo Rodríguez, entre otros, les faltó peso para guiar al equipo. Cali fue un equipo dócil, que no jugó con la categoría del que fuera campeón de Colombia hace solo 6 meses. 

4. Calendario y sistema. Muchas críticas se tejen al interior del fútbol colombiano, cada que se sufren los fracasos internacionales. Se critica la cantidad de partidos que se juegan, calendarios apretados. Tolima, por ejemplo, jugó la final de la Liga y a los tres días recibía a Flamengo, Arranca la siguiente Liga sin descanso, sin vacaciones, La exigencia es máxima. 

5. Vender y no reinvertir. Por otro lado, el sistema de campeonato permite que cualquier equipo llegue a la final y sea campeón. Las mejores nóminas pueden tener un mal partido y quedarse con las manos vacías. Los equipos, conocedores de un nivel por lo bajo, con algunas excepciones, sacan jugadores al exterior, venden rápido, reinvierten poco. Prueba de ellos es el flojo movimiento de fichajes para el campeonato que está por comenzar. Las mejores nóminas siguen siendo las de Tolima, Nacional, Junior, Millonarios, y no les da para encarar la doble participación. Medellín, por ejemplo, decidió apuntarle a la Liga, que no ganó, dejando de lado la Sudamericana. La crisis es honda, estructural y delicada. 

DEPORTES

Más noticias de deportes



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.