El pacto de rentas sigue en el limbo tras la última reunión del diálogo social | Economía


Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, durante reunión de la mesa de diálogo de este miércoles en Madrid.
Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, durante reunión de la mesa de diálogo de este miércoles en Madrid.Juanjo Martín (EFE)

Gobierno y agentes sociales se reunieron este miércoles durante algo más de dos horas para encauzar la negociación de la que ha de desprenderse un pacto de rentas que enfrente el alza de los precios. En la reunión, según explicó a su conclusión la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, no se abordaron las diferencias que oponen a sindicatos y empresarios, y que han impedido la definición de una senda de crecimiento de los salarios para los próximos años. Por tanto, la inclusión de cláusulas de revisión salarial que corrijan las cuantías en función del comportamiento de la inflación, que los representantes de los trabajadores consideran fundamentales, y que los patronos rechazan, sigue complicando la posibilidad de alcanzar un acuerdo en el corto plazo.

A pesar del plano largo tras el que se colocó el Gobierno respecto a este desacuerdo, Calviño consideró esencial “que los márgenes empresariales no se amplíen y que los salarios crezcan de manera moderada”. “Un acuerdo a tres años vista, hasta 2025, de moderaciones de las rentas salariales es la contribución que necesita la economía española del diálogo social”, añadió Calviño, que también reconoció que la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) —actualmente en 1.000 euros mensuales en 14 pagas—, formará parte de pacto de rentas.

El optimismo que desplegó Calviño quedó orillado por los agentes sociales. “No han llevado ni una sola propuesta por donde pueda canalizarse un pacto de rentas”, señaló Mari Cruz Vicente, secretaria confederal de Acción Sindical de CC OO. “La reunión ha girado sobre la explicación de la situación que tenemos en el país, y cómo se están aplicando las medidas que ha tomado el Gobierno. Aunque una de las cuestiones que se ha puesto sobre la mesa es la necesidad de impulsar un pacto de rentas, no ha habido ninguna propuesta concreta acerca de por dónde podemos orientar esta cuestión”, añadió Vicente. En su opinión, la confección de un pacto de rentas no es, por sí mismo, suficiente para hacer frente al auge de los precios. “La contención de los salarios es solo una parte. También hacen falta medidas fiscales”, completó.

El diagnóstico de Mariano Hoya, vicesecretario general de Política Sindical de UGT, fue en la misma línea. “La realidad es que las cosas no han cambiado mucho respecto a la última vez que nos reunimos con el Gobierno. Estamos igual de lejos o de cerca que entonces de firmar un pacto de rentas”, reconoció. “Ha sido una reunión que tenía como objetivo situar el momento social y económico del país, con el que nosotros hemos coincidido”, añadió. Ningún representante de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) realizó ninguna valoración tras el encuentro. La próxima vez que se reúnan será en septiembre, en una fecha aún por determinar, aunque fuentes del Ministerio de Economía indican que los contactos “a distintos niveles” se llevarán a cabo “desde mañana”.

Otoño caliente

Horas antes del encuentro, durante la mañana, los sindicatos se manifestaron por varias ciudades del país ante las sedes de las organizaciones empresariales para reivindicar el aumento de los salarios. Pepe Álvarez y Unai Sordo estuvieron al frente de las movilizaciones en Madrid, en un episodio que ambos catalogaron como el anticipo de un otoño caliente. “Que la patronal no se equivoque. Las organizaciones sindicales tenemos que movilizar a los trabajadores que están con los convenios bloqueados, para que se llenen las calles, para que las fábricas y los centros de trabajo paren y consigamos romper esta barrera que nos impide poder mantener los salarios”, afirmó el secretario general de UGT.

Álvarez también contravino el argumentario de la patronal, que considera inoportuna un alza de las rentas en un momento de incertidumbre como el actual. “No es verdad que las empresas no ganen dinero, que no estén en una buena situación para poder afrontar aumentos de salarios, están en una buena situación para poder aumentarlos y si no, habrá lucha, habrá conflicto”, advirtió. El líder de CC OO, Unai Sordo, hizo hincapié en la necesidad de repartir el impacto de la subida de los precios entre los “distintos agentes”.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.