Gobierno y Junta se comprometen a salvar las filiales de Abengoa que sean rentables | Economía


Abengoa ha vuelto a apretar el cronómetro de la marcha atrás en el que, ahora sí, parece su último tiempo de descuento. Después de que el juez de lo Mercantil decretara el pasado 1 de julio la disolución de la matriz, Abengoa S. A., otra filial Abenewco 1, que concentra todos los activos y unidades de negocio de la compañía sevillana, lucha por aferrarse al que todos coinciden que es su último bote salvavidas para mantenerse a flote. Y en esa travesía a contracorriente la única opción pasa por el acuerdo al que han llegado el Gobierno y la Junta de Andalucía para rescatar las unidades de negocio de la compañía sevillana que sean rentables, tal y como han asegurado la ministra de Industria, Reyes Maroto, y el consejero de Transformación Económica en funciones, Rogelio Velasco, tras la reunión mantenida esta tarde en Sevilla.

“Esta ha sido una reunión importante donde ha salido el compromiso para la búsqueda de una solución”, ha indicado Maroto, quien ha informado de que se va a crear un grupo de trabajo técnico con representantes de Abengoa y las dos administraciones, al que luego seguirán reuniones políticas para dar solución a las propuestas que presente el primero. El primer paso en esa cuenta atrás pasa por la presentación de un nuevo plan de viabilidad y negocio que Abenewco 1 presentará tan pronto como este martes y que incluirá correcciones respecto del que se entregó a la SEPI. De acuerdo con lo que ha indicado Maroto, en esta nueva propuesta se incluirán posibles nuevos inversores y se deberá acotar qué líneas de negocio se quieren salvar.

En este sentido, el hecho de que la matriz, Abengoa S. A., esté incursa en un proceso de liquidación y haya presentado un recurso a su disolución complica las cosas, porque a este nuevo grupo de rescate se le presentan dos interlocutores. Con todo, la ministra ha sido clara: “Tenemos que salvar el negocio de las empresas operativas, las que tiene carga de negocio”. Será Abenewco 1 la que acote ese perímetro. “Hay que ser pragmáticos”, ha zanjado, haciendo referencia a las casi 300 filiales que tiene la compañía, muchas de ellas sin actividad y sin trabajadores, aunque también ha precisado que el objetivo es “llegar al máximo”.

En la reunión de esta tarde no se ha hablado de aportaciones económicas concretas, más allá de que los representantes de Abengoa han manifestado la necesidad a corto plazo de liquidez, según fuentes cercanas a los participantes. Esas mismas fuentes confirman que desde el Ministerio de Industria se ha sido tajante en que la Junta de Andalucía debe implicarte económicamente, como lo han hecho otros Gobiernos autónomos. Esa era una condición sine qua non por parte del Ejecutivo central, explican otras fuentes consultadas y finalmente se ha conseguido torcer el brazo de la administración regional, que hasta ahora había sido reticente a implicarse económicamente alegando que no tenía herramientas legales para inyectar dinero en empresas en crisis. “Tenemos un camino que estamos explorando que requiere de la autorización de Bruselas”, ha señalado el consejero. Maroto también ha confirmado que los instrumentos públicos que se aporten deberán contar con la autorización de la Unión Europea.

El último flotador al que no pudo aferrarse la compañía pasaba por la ayuda de 249 millones que había solicitado a la SEPI. Su concesión era condición sine qua non para que el fondo californiano Terramar inyectara 200 millones de euros para hacerse con el 70% de Abenewco 1. El deterioro financiero de la multinacional determinó a la sociedad estatal a denegar los fondos hace justo una semana y el jueves 30 de junio, el consejo de administración solicitaba el preconcurso de acreedores de casi una treintena de las sociedades de Abenewco 1, las más rentables, en una maniobra para ganar tiempo y llegar a un acuerdo entre los acreedores que evite el concurso de acreedores y su partición, vendiendo las unidades de negocio más rentables.

El nuevo plan de viabilidad que debe presentar Abenewco 1 tan pronto como mañana, según la ministra, estará basado en el que se presentó a la SEPI “con correcciones”, de acuerdo con Maroto, y con la premisa de que no se cuentan ni con los 249 millones de la sociedad estatal ni con los 200 de Terramar. Otro condicionante es que tras el fin de la moratoria concursal el pasado 1 de julio, cualquier acreedor podría instar el concurso de acreedores, pero la titular de Industria se ha mostrado esperanzada en que esta muestra de unidad entre las administraciones y la empresa, genere confianza en los acreedores y en el grupo de bancos que también están involucrados como avalistas.

La ministra de Industria, Reyes Maroto, al fondo de la mesa de negociación sobre el futuro de Abengoa, donde a la izquierda se sienta el presidente de Abenewco 1, Juan Pablo López-Bravo, en primer plano de espaldas, el consejero andaluz de Transformación Económica, Rogelio Velasco, y a la derecha el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz.
La ministra de Industria, Reyes Maroto, al fondo de la mesa de negociación sobre el futuro de Abengoa, donde a la izquierda se sienta el presidente de Abenewco 1, Juan Pablo López-Bravo, en primer plano de espaldas, el consejero andaluz de Transformación Económica, Rogelio Velasco, y a la derecha el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz.Alejandro Ruesga (EL PAÍS)

En la reunión convocada a instancias del Ayuntamiento de Sevilla, han asistido la ministra de Industria, Reyes Maroto, el consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades en funciones de la Junta, Rogelio Velasco; el presidente de Abenewco 1, Juan Pablo López-Bravo, el administrador concursal Guillermo Ramos, el alcalde de la ciudad, Antonio Muñoz y distintos asesores de las tres partes convocadas al encuentro. Manuel Ponce, responsable de la Federación de Industrias, Construcción y Agro de UGT, como miembro del comité de empresa de Abengoa, también ha estado presente, invitado por el consistorio.

Después de un viacrucis que se inició en 2015 y que acumula cuatro rescates fallidos —con el último de la SEPI―, una sucesión de presidentes y enfrentamientos entre los distintos accionistas, las expectativas de este encuentro no eran demasiado altas, pero sí se esperaba, como ha ocurrido, encontrar un punto de partida de cierta solidez que permitiera poner la primera piedra para cimentar una solución seria y viable.

En el horizonte no solo está en juego la supervivencia de una empresa que sigue siendo uno de los faros de la industrialización en Andalucía o el prestigio del tan manido cambio de modelo productivo que cada Gobierno de la Junta promete cuando está en el poder y del que Abengoa era el epítome, sino el futuro de unos 10.000 trabajadores, de los que alrededor de 2.000 están en esta comunidad. Los gritos de: “Abengoa, solución”, del centenar de empleados que se han congregado a las puertas de la sede de Fibes donde se ha celebrado el encuentro, han acompañado a sus protagonistas a su llegada y cuando se han ido.

Sevilla 04/07/22   La ministra de Industria, Reyes Maroto, el consejero andaluz de Transformación Económica, Rogelio Velasco,  y el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, saludan al representante del  los trabajadores de Abengoa, Manuel Ponce, antes acercarse a charlar con el restro de los empleados que se han manifestado durante la reunión.
Sevilla 04/07/22 La ministra de Industria, Reyes Maroto, el consejero andaluz de Transformación Económica, Rogelio Velasco, y el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, saludan al representante del los trabajadores de Abengoa, Manuel Ponce, antes acercarse a charlar con el restro de los empleados que se han manifestado durante la reunión.alejandro ruesga

Cambio de postura de la Junta

El Gobierno solo estaba dispuesto a implicarse si la Junta también se involucraba, pero en las últimas crisis de Abengoa, el Gobierno regional se había puesto de perfil. En 2020 rechazó aportar 20 millones de euros en avales a los que se había comprometido, alegando que carecía de instrumentos legales que permitieran hacer aportaciones económicas a empresas. El Ejecutivo andaluz en funciones ha arremetido contra la negativa de la SEPI a otorgar la ayuda a las filiales de Abenewco1, alegando que se ha tratado de una decisión política, pese a que el informe de la SEPI, avalado por dos consultoras es contundente sobre las dudas sobre la viabilidad de la compañía. Fuentes cercanas al equipo negociador de la Junta han mostrado su malestar porque el Gobierno no les haya trasladado información sobre la resolución del ente estatal o sobre sus planes para la compañía andaluza, aunque también reconocen que el Ejecutivo autónomo tampoco se ha puesto en contacto con Abengoa en estas semanas. Tras la reunión de esta tarde, la posición de la Junta ha variado, tal y como ha señalado el consejero de Transformación Económica: “Abengoa es una empresa estratégica, sus actividades son intensivas en nuevas tecnologías y el Gobierno regional está atento y tiene el máximo espíritu colaborador”.

Recurso contra la liquidación de la matriz

La negativa de la Junta a aportar los 20 millones en avales frustró el tercer plan de rescate, que dependía también de una financiación por parte del ICO, una circunstancia que abocó a que la matriz entrara en concurso de acreedores en febrero de 2021 y en su liquidación, decretada el pasado viernes.
El juez declaró la disolución de la matriz porque la dirección de Abengoa S. A., no presentó a tiempo el convenio de acreedores. Una decisión que el consejo presidido por Clemente Fernández ha recurrido este mismo lunes presentando un convenio con una oferta de 200 millones por las unidades de negocio. Fernández había pedido una ampliación de dos meses para presentar el convenio, un plazo que el juez denegó.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.