Industria considera de nuevo inyectar dinero en Abengoa mientras el grupo propone una quita del 97% | Compañías



El culebrón Abengoa continúa. El Gobierno central y la Junta de Andalucía acordaron ayer “acotar” la red de 300 filiales de Abengoa, susceptibles de ser salvadas, algo que pasará necesariamente por que tengan actividad de negocio y carga de trabajo. La operación requerirá del aval de Bruselas, según ambas administraciones, cuyos trabajos arrancan hoy con una mesa técnica de trabajo que debe analizar el plan de viabilidad que presente la multinacional para salvarse de la quiebra.

Por su parte, la compañía presentó ayer recurso de reposición frente al auto (no firme) de liquidación de la compañía que dictó el juez el pasado viernes en el marco del procedimiento concursal abierto por el Tribunal de Instancia Mercantil de Sevilla. Además del recurso, la empresa también presentó propuesta de convenio concursal que contempla una quita del 97%, según un hecho relevante enviado a la CNMV. 

La propuesta de convenio se acompaña de una oferta vinculante del fondo Sinclair y la portuguesa, que se comprometen a invertir en el grupo más de 200 millones de euros. Según Abengoa, ha presentado al juzgado una carta de intenciones con carácter vinculante, que recoge la propuesta conjunta del fondo Sinclair Capital, apoyado por la compañía portuguesa RCP,  “bajo la articulación e implementación de diferentes mecanismos jurídicos” para salvar la compañía de la liquidación. Con la citada carta de intenciones, explica Abengoa, “se abre un periodo para que las partes continúen las conversaciones” encaminadas a definir los “términos y condiciones particulares de la operación”.

Antes, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, había confirmado antes el “compromiso firme” de las administración central y autonómica de “salvar Abengoa, apelando a la necesidad de delimitar “qué queremos salvar” dentro de la multinacional: “Claramente, el negocio de las empresas que tienen carga de trabajo” dentro del complejo conglomerado que conforma Abengoa. Éste fue el resultado de la reunión mantenida en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla entre la ministra, el consejero de Transformación Económica e Industria de la Junta de Andalucía, Rogelio Velasco; el, viceconsejero de Presidencia, Antonio Sanz, y el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, con la presencia del administrador concursal.

Las partes acordaron la creación de un grupo de trabajo “técnico”, “conscientes de que hay poco tiempo” para conseguir “reflotar” Abengoa de la “delicada” situación en la que se encuentra. La decisión adoptada es la de hacer “ajustes” al plan de viabilidad presentado por la compañía y rechazado por la SEPI la semana pasada con el fin de “acotar el perímetro” de aquellas firmas del entramado empresarial que se pueden “salvar” mediante instrumentos públicos y privados, en palabras de Reyes Maroto.

Propuesta de convenio y nueva inyección

La propuesta de convenio que ha presentado Abengoa al tribunal recoge una quita del 97% con un pago del 3% a 8 años, y un primer año de carencia, según el hecho relevante. También se presenta la alternativa de optar por la conversión del crédito resultante de la quita en un préstamo participativo remunerado con un máximo del 4% del BAI ordinario de la actividad hasta un límite de 2 millones de euros anuales para cada ejercicio.

Por su parte, la propuesta de rescate del fondo Sinclair Capital y la portuguesa RCP  -que contempla la inyección de 200 millones de euros- propone entre otros elementos reintegrar “las unidades productivas (u otros activos de valor) de las sociedades filiales de interés” para incrementar la actividad industrial en los sectores de energía, agua y medioambiente, y mantenerlas en el perímetro de grupo Abengoa “resultando conveniente, posteriormente, la fusión de las unidades productivas transmitidas con la matriz”.

La aportación de fondos iría, por un lado, al pago de los créditos privilegiados en el marco del Concurso y “la reactivación de unidades productivas de sociedades filiales” y para dotar a las unidades productivas adquiridas del circulante suficiente para el desarrollo de negocio. Con ello se busca salvaguardar “los puestos de trabajo afectos a esas unidades productivas”, así como de avales destinados al mantenimiento de la actividad de todas ellas.

El grupo empresarial interesado aportaría asimismo “contratos EPC [ingeniería] e I+D” con el objetivo de “aportar mayor valor a la actividad de Grupo Abengoa”. Junto con la cartera propia de la compañía se pretende “la generación de negocio para soportar la reestructuración de Grupo Abengoa”.

La matriz trata de frenar su liquidación con una oferta de última hora

La matriz de Abengoa trata de dar la vuelta al varapalo judicial del viernes. El consejo de administración de Abengoa SA ha decidido recurrir el auto de liquidación de la compañía y ha puesto sobre la mesa una propuesta de última hora para salvar al grupo andaluz. Se trata de una inyección de 200 millones del fondo Sinclair Capital, apoyado por la compañía portuguesa RCP, más 300 millones en avales. Abengoa SA lleva en concurso de acreedores desde febrero de 2021. Hace un mes, el juez dio de plazo a la compañía hasta el 1 de julio para presentar un convenio. La sociedad –presidida por Clemente Fernández, representante de un grupo de accionistas– había solicitado al juez un plazo extra. Una medida que fue denegada, por lo que el juez decretó la disolución de la compañía y el cese del consejo de administración. El consejo, pese a estar formalmente destituido, ha decidido recurrir el auto de liquidación del juez. Y como prueba de que cuenta con bases sólidas para tratar de cerrar en las próximas semanas el rescate, ha presentado una oferta, respaldada por Sinclair Capital (fundado por Massimo Stabillini). La cuestión está en que la matriz no tiene ya ningún activo productivo, fueron transferidos a Abenweco 1.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.