Los datos de empleo de junio en EE UU alejan el temor de la recesión y animan a la Fed a subir tipos | Economía


Oferta de empleo de un restaurante de Arlington (Virginia), el 3 de junio.
Oferta de empleo de un restaurante de Arlington (Virginia), el 3 de junio.OLIVIER DOULIERY (AFP)

El comportamiento del mercado de trabajo en EE UU en junio ha derrotado las sombrías expectativas de los analistas. El crecimiento del empleo fue mayor de lo previsto y la tasa de paro, del 3,6% -la misma que en mayo-, se mantuvo cerca de los mínimos registrados antes de la pandemia, signos de fortaleza persistente del mercado laboral que dan a la Reserva Federal (Fed) margen para una nueva subida de los tipos de interés en 75 puntos básicos este mes, aunque algunos expertos valoran ya un alza de 50 puntos básicos tras conocerse el informe mensual. Los buenos datos de empleo despejan del horizonte inmediato la amenaza de una recesión, pero también complican la tarea de la Fed a la hora de luchar contra la inflación, en máximos históricos y un récord del 8,6% en junio.

Las nóminas no agrícolas aumentaron en 372.000 el mes pasado, ha informado este viernes el Departamento de Trabajo, que también ha publicado, actualizados, los datos relativos a mayo, con una corrección a la baja de 384.000 puestos de trabajo en vez de los 390.000 anunciados inicialmente. En abril se añadieron 368.000. Las solicitudes de desempleo aumentaron solo ligeramente desde su punto más bajo en marzo, clavando la tasa de paro en un envidiable 3,6% (cualquier dato inferior al 5% es considerado bueno, cercano al práctico pleno empleo). La subida salarial fue del 5,1% en junio, frente al 5,3% en mayo, en tasa interanual.

Mientras el dólar subía, cada vez más cerca de la paridad con el euro, los índices S&P 500 y Nasdaq registraron caídas tras la publicación de los datos. Los rendimientos del Tesoro se dispararon, pero la rentabilidad a dos y 10 años permaneció invertida por cuarto día. El índice de materias primas de Bloomberg se acercaba al peor dato semanal desde marzo de 2020.

Los economistas pronosticaban una desaceleración en la creación de empleo en junio, hasta los 270.000 puestos de trabajo, según las previsiones del diario The New York Times. Los consultados por la agencia Reuters apuntaban 268.000 contratos, y 265.000 según los expertos de Bloomberg. Dando incluso por descontada la desaceleración, los economistas subrayan que no es preocupante, dado que la tasa de paro se mantiene en niveles históricamente bajos y el de junio ha sido otro mes de crecimiento salarial, lo que sugiere que las empresas todavía están ansiosas por encontrar trabajadores cualificados y retener a los que ya tienen. En cualquier caso, los buenos datos de empleo presentan una lectura ambivalente: despejan la inquietud de una desaceleración, pero complican los esfuerzos para combatir la inflación.

La creación de empleo subraya el marcado contraste entre la resistencia del mercado laboral y los temores de una recesión. La escasez de trabajadores y la incapacidad de los empleadores de cubrir millones de puestos vacantes alimentan una presión salarial sostenida. Aunque varias grandes empresas anunciaron en junio su intención de recortar personal, hasta ahora los despidos se han concentrado en sectores sensibles a la tecnología -especialmente en las startups– y al aumento de las tasas de interés, como la vivienda.

No obstante, el gasto de los consumidores da ya señales de cierta desaceleración ante la rampante inflación y el aumento de las tasas de interés. Otros factores también apuntan a un incipiente enfriamiento de la economía. La demanda de bienes raíces residenciales ha disminuido y la construcción de nuevas viviendas se está paralizando; el mercado de materias primas encadena bajas, lo que indica una desaceleración en la demanda mundial, y Wall Street ha sufrido el peor primer semestre en más de 50 años.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.