Recesión o estanflación: el futuro económico para América Latina | Finanzas | Economía



El futuro macroeconómico de América Latina jugará su suerte en los próximos meses del año en curso, los cuales serán claves para determinar si la región será arropada por los fenómenos de la estanflación o la recesión, como han podido experimentar algunas de las economías más importantes del mundo.

(Vea: ¿Llega el fin de la crisis de contenedores? Así está el panorama).

El primero, la estanflación, sucede cuando se combina una elevada inflación y un estancamiento económico, mientras que la recesión es un decrecimiento de la actividad económica en su conjunto durante un período determinado.

El contexto no es nada sencillo. Si bien el continente ya venía experimentando una espiral inflacionaria desde el año pasado, motivo por el cual los bancos centrales comenzaron a incrementar sus tasas de interés, el estallido de la guerra en Ucrania y sus consecuencias en las cadenas de suministros han puesto el pie sobre el acelerador del costo de vida.

En la actualidad, esta política alcista se mantiene férrea en aras de controlar el incremento del costo de vida en la región. Muchos de los niveles actuales de esas tasas de interés, como en el caso de Perú, son valores históricos.

(Vea: Venezuela: cinco señales de recuperación de su economía y sus límites).

Por si poco faltara, a esto se le suma la política alcista en tasas de interés que está realizando la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, la mayor economía del globo, y cuyo dólar dicta las pautas internacionales. Aunque si bien la región ha sorteado bien estas alzas, el futuro no es tan claro.

Es cierto que las economías de la región están frente a una situación muy compleja y es probable que la mayoría de las economías grandes sufran una recesión en el próximo año y medio. Principalmente porque los bancos centrales se ven obligados a subir rápidamente las tasa de interés para controlar la inflación”, explicó Theodore Kahn, economista senior internacional de la consultora Control Risks.

Para Kahn, el factor de normalización de la Fed juega un rol importante “porque las altas tasas de interés en Estados Unidos desincentivan la inversión en mercados emergentes”.

(Vea: El dólar superó al euro por primera vez en la historia).

Por otro lado, Diego Camacho, economista internacional de Credicorp Capital, descarta, por el momento, el surgimiento de ambos fenómenos en la región de América Latina.

No vemos un escenario de estanflación o de recesión. En América Latina lo que vemos es un escenario de tasas de crecimiento aun positivas que se deberían moderar desde los datos altos que hemos visto recientemente, todo esto en un contexto de alta inflación”, apuntó Camacho.

Una recesión en Estados Unidos, el factor macroeconómico más claro a nivel mundial, si podría afectar a la región, aunque a juicio de Camacho, esta no llegaría al punto de generar estos efectos en América Latina.

En la actualidad, la región continúa con previsiones positivas de su tasas de crecimiento. En la más reciente reevaluación de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), el pronóstico del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para este año es de 1,8%, recortado desde el 2,1% producto de la guerra. En 2021, el repunte fue del 6,1%.

Según el Fondo Monetario Internacional, la región tendría un crecimiento económico del 2,5% para finales del año, una leve mejora desde el 2,4% de la medición anterior.

(Vea: Comercio mundial de servicios mantiene recuperación a pesar de guerra).

Ambos organismos coinciden en que la región puede sacar provecho del actual contexto de altos precios de las materias primas, como el cobre, el gas o el petróleo, así como de los granos, donde el continente tiene un gran potencial.

Ernesto Revilla, economista jefe de Citi Research para Latinoamérica, comentó que ellos no ven un escenario de recesión para la región, ya que aún se espera un crecimiento positivo para este año, pero sí están contemplando distintos escenarios en donde la estanflación juegue un papel clave. “Aunque la posibilidad aún es baja, es más probable que ocurra primero acá que en otra región”.

Los vientos de recesión cada vez soplan más fuertes en todo el mundo, aunque en especial en los Estados Unidos.

Cada vez son más las firmas que se suman a los pronósticos sobre una contracción en la economía más importante del mundo, la segunda en menos de dos años, luego de la pandemia de la covid-19.

(Vea: G7: líderes de los países más ricos muestran preocupación por economía).

El caso más claro del que se habla es el de Estados Unidos, y de momento, se trataría de una recesión técnica. La gran preocupación es si el ciclo acelerado de normalización de la Fed estaría llevando hacia una recesión más grave”, apuntó Camacho.

El PIB de EE. UU. se contrajo en 1,6% en el primer trimestre de 2022 y el estimado de la Fed de Atlanta para el 2T es de -1,2%.

ROBERTO CASAS LUGO
Periodista Portafolio



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.