Luego de las aclaraciones de la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre el diferendo limítrofe con Nicaragua, el jueves pasado –y que para la canciller Marta Lucía Ramírez no significaron “perder nada adicional” ni establecieron “ningún tipo de indemnizaciones a favor de Nicaragua” (ver entrevista en la página siguiente)–, Colombia tiene otro litigio pendiente en ese tribunal: la demanda del país centroamericano sobre la supuesta tenencia de plataforma continental extendida y cuyo resultado podría afectar territorio nacional y de otros países de la región.

(Lea también: Los casos pendientes de la Corte de La Haya sobre controversias limítrofes)

Colombia sostiene con Nicaragua un diferendo fronterizo desde hace varios años, dentro del cual la Corte de La Haya determinó –en noviembre de 2012– la restricción de derechos económicos colombianos en una parte del mar Caribe situada en el archipiélago de San Andrés.

Tiempo después, los nicaragüenses interpusieron una demanda alegando el presunto incumplimiento de esta decisión. Y Colombia también presentó algunos recursos para que se aclararan varios aspectos de ese fallo, lo cual sucedió esta semana. (Ver recuadro en la página siguiente).

Superado este tema, Colombia tiene aún otro litigio pendiente con Nicaragua, el cual contiene varios aspectos que podrían impactar la frontera marítima y la posesión de suelo y subsuelo en el mar.

A diferencia del fallo del jueves, que tuvo un carácter aclaratorio, la decisión de La Haya sobre la supuesta plataforma continental extendida de Nicaragua podría tener amplias consecuencias para los dos países.

(Lea también: Los efectos prácticos del fallo de la Corte de La Haya sobre el Caribe)

El caso comenzó el 16 de septiembre de 2013, cuando los nicaragüenses presentaron un recurso ante el tribunal internacional alegando que tenían plataforma continental extendida, es decir, una porción de territorio al que podrían acceder y que va más allá de las 200 millas de zona económica exclusiva que tienen todos los países.

marta lucia haya

Marta Lucía Ramírez con el equipo de defensa colombiano en La Haya

Foto:

Prensa Cancillería

La posesión de esta porción de territorio no estaría en las aguas, sino en el suelo y el subsuelo. Aunque algunos sectores han especulado que el interés en esto podría estar en la posible existencia de petróleo, la verdad es que nadie sabe a ciencia cierta qué hay en esa parte en disputa.

Nicaragua pidió ante la Corte de La Haya que se determine si tiene plataforma continental extendida, de cuánta dimensión sería y que, a partir de esto, haya una nueva delimitación de fronteras en esta parte del mar Caribe. Esta pretensión de Nicaragua no solamente afectaría parte del territorio insular colombiano, sino también de países como Costa Rica, Panamá y Jamaica, los cuales tienen allí parte de su zona marítima.

Comisión de Límites

Sin embargo, la existencia de esta plataforma continental extendida –cuando un país dice tenerla– necesita ser probada y para ello existen varios pasos.

Uno de ellos es la Comisión de Límites, una instancia que se creó con la Convención de la ONU sobre derechos del mar y que analiza las pruebas y elementos científicos que debe aportar un país cuando alega tener esta figura fronteriza.

Una vez que esta instancia estudia las evidencias que los países presentan para demostrar que tienen plataforma continental extendida y se declara satisfecha, debe delinear el territorio en el que se ubica y expedir una recomendación a la Corte de La Haya para que el proceso de delimitación de fronteras siga su curso.

Colombia tenía el derecho de presentar esta objeción pese a que no es un Estado que haga parte de la Convención de la ONU sobre derechos del mar.

En el caso de Nicaragua, ese país acudió a esta comisión y presentó algunas pruebas que demostrarían que tiene plataforma continental extendida. No obstante, el proceso allí se encuentra detenido y no se sabe si se pueda expedir la recomendación que se requiere ante el tribunal internacional.

¿La razón? Colombia y otros países como Panamá, Costa Rica y Jamaica presentaron objeciones a la pretensión de plataforma continental extendida de Nicaragua, ante lo cual, según las reglas de la Comisión de Límites, el proceso debe detenerse y no es claro si se pueda emitir la recomendación o no.

Colombia tenía el derecho de presentar esta objeción pese a que no es un Estado que haga parte de la Convención de la ONU sobre derechos del mar.

Este será un primer asunto que tendrá que resolver la Corte Internacional de Justicia de La Haya, y es si se puede pronunciar de fondo sobre la pretensión de Nicaragua pese a que no haya recomendación de la Comisión de Límites sobre la existencia de plataforma continental extendida.

Primera pretensión

La demanda de Nicaragua no solo pretende demostrar la existencia de la plataforma continental extendida y fijar nuevos límites marinos con varios países, sino que contenía otro elemento que logró ser excluido por parte de Colombia. Dentro del mismo recurso, los nicaragüenses también pretendían que la Corte de La Haya fijara un régimen provisional de derechos y deberes para las partes en esta zona del mar Caribe mientras se resolvía la nueva delimitación marítima.

(Lea también: Corte Internacional de Justicia ordena a Rusia suspender invasión a Ucrania)

La haya

Los abogados colombianos en la Corte de La Haya

Colombia, como le corresponde, presentó unas excepciones preliminares a la demanda del país centroamericano y la Corte se pronunció sobre esta parte del recurso dándole la razón a la defensa colombiana. Respecto a este punto, el coagente de Colombia ante ese tribunal internacional Manuel José Cepeda le dijo a EL TIEMPO que “en el fallo de excepciones preliminares Colombia logró excluir” esta “pretensión de Nicaragua”.

“Colombia sostuvo que esa pretensión de Nicaragua buscaba convertir a la Corte en un legislador. Además, no existía disputa alguna al respecto. La Corte le dio la razón a Colombia”, afirmó el jurista y experto en derecho internacional.

Y en cuanto a la pretensión de la existencia de plataforma continental extendida, Colombia ha utilizado un argumento elemental y es que en este caso no hay nada que delimitar.

(Puede interesarle: CPI destestima petición de Venezuela y continuará investigación por crímenes)

Las pruebas y argumentos colombianos están en este momento en una etapa que es reservada, según las reglas de la Corte de La Haya, al igual que las pruebas y elementos aportados por Nicaragua. Este material solamente se haría público en la parte de las audiencias a las que deberán acudir ambos países en medio de este litigio.

Las pruebas y argumentos colombianos están en este momento en una etapa que es reservada

Sin embargo, estas audiencias podrían suceder solamente a finales de este año o comienzos del próximo. Y aunque el tribunal internacional no tiene plazos para adoptar una decisión, usualmente lo hace entre seis meses y un año después de estas audiencias.

La doctora en Ciencia Política y analista en temas internacionales María Clara Jaramillo afirmó en un documento de la Universidad Javeriana sobre el litigio de Colombia con Nicaragua que “en derecho internacional, la potestad de definir los limites está, en primer lugar, en cabeza de los Estados implicados”.

“Solo ante la ausencia de acuerdo se acude a los sistemas internacionales de solución de controversias (como la Corte de La Haya). Dejar la decisión en manos de un tercero conlleva el riesgo de que haya ‘un ganador y un perdedor’ ”, considera la experta. Esta misma tesis es la que ha manejado el Gobierno Nacional, el cual considera que solamente mediante un tratado con otro país, ratificado por el Congreso de la República, se pueden modificar los límites fronterizos.

Sobre las implicaciones que tendría este nuevo fallo de La Haya, son pocas personas las que se atreven a vaticinar lo que pasará. El profesor de derecho internacional de la Universidad de los Andes Rene Urueña afirmó que “no es cierto” que la plataforma continental extendida “vaya a llegar a Cartagena, pero sí implica una definición de territorio que es estratégicamente importante para Colombia, sobre todo en términos económicos”.

Tenemos un ‘equipo muy sólido’

El Gobierno Nacional se mostró tranquilo ante las acciones que ha desarrollado el equipo de defensa de Colombia en la Corte Internacional de Justicia de La Haya en cuanto a este segundo litigio con Nicaragua.

La vicepresidenta y canciller, Marta Lucía Ramírez, afirmó que hay un equipo de abogados de la Cancillería “muy sólido” y que la pretensión de Nicaragua sobre la tenencia de plataforma continental extendida es “totalmente absurda”.

Según ella, hay varios “expertos internacionales” analizando el tema, algunos de los cuales incluso trabajaron en la Comisión de Límites, la instancia que debe estudiar y pronunciarse inicialmente sobre la existencia de plataforma continental extendida que alega cada país.

La ministra de Exteriores, quien junto al presidente Iván Duque está a la cabeza de la política internacional del país, afirmó que, en todo caso, “vamos a seguir trabajando sin descanso, porque en esto no hay ninguna concesión de parte de Colombia”.

En este sentido afirmó que el trabajo de la Armada Nacional, la cual está participando por instrucción del presidente Duque, ha sido clave.

“La verdad es que nos sentimos muy adelantados y tenemos un trabajo técnico muy importante”, afirmó la funcionaria.

El equipo al que se refiere la Canciller está encabezado por el exprocurador Carlos Gustavo Arrieta, quien es agente de Colombia ante la Corte de La Haya.

De igual forma están el jurista y experto en derecho internacional Manuel José Cepeda, quien es coagente de Colombia en ese tribunal, y un equipo de abogados internacionales que ha estado atento a atender la defensa de Colombia ante Nicaragua.

REDACCIÓN DE POLÍTICA



Source link

By Author

Leave a Reply

Your email address will not be published.