Usted tiene una trayectoria muy interesante, como politólogo e investigador político. Y ahora tiene nuevos retos…

Sí, ya en un nuevo rol de político, ahora de senador electo, y en campaña presidencial.

¿Por qué tomó la decisión de lanzarse a la política activa?

Por dos razones. La primera, creo que este país va a cambiar, y quiero hacer parte de ese cambio. Y, segundo, creo que con toda la experiencia como investigador, tengo mucho que decir sobre lo que hay que cambiar en Colombia. Le doy un ejemplo sencillo: mucha gente dice que como el gran proyecto de reforma es reducir el salario de los congresistas, voy a votar eso, pero eso no va a cambiar a Colombia, no sirve de nada.

De acuerdo. Es más un gesto que otra cosa…

Yo voy a plantear reformas serias. Por ejemplo, en temas de educación superior, en temas de ordenamiento territorial.

Usted estuvo pensando entre adherir a Petro o adherir a Fajardo, y optó por la segunda fórmula. ¿Por qué?

Soy un hombre de centro-izquierda, un hombre crítico, y no soy vergonzante de mi posición ideológica, como mucha gente que dice ser de centro y en la vida real es de derecha o es de izquierda. Yo soy un hombre de centro-izquierda. Y era obvio, entonces, que yo me tendría que debatir entre el candidato de izquierda, que era Petro, con quien trabajé en la alcaldía de Bogotá –tuve ahí un contrato sobre el tema de convivencia escolar– y el candidato de centro, Sergio Fajardo, que además es amigo mío. Entonces me respondí cuatro preguntas para tomar la decisión.

A ver, deme las cuatro. ¿La primera pregunta?

¿Dónde estoy parado yo?

¿Y cuál es la respuesta?

Estoy en el partido Verde, no en el Pacto Histórico. Y la mayoría de las credenciales ‘verdes’ que lograron al Congreso de la República se fueron con Fajardo. Con Petro solo están Katherine Miranda e Inti Asprilla. Los demás están con Fajardo.

Luego usted respetó la intención original de los ‘verdes’, que era adherir a Sergio Fajardo. Eso es ser coherente.

Segunda pregunta: ¿dónde están mis votantes? Son en su mayoría petristas. Por eso lo dudé tanto…

¿Y usted cree que a esos petristas se los arrastre ahí, a donde Fajardo?

Aspiro a arrastrarme una gente de centro-izquierda; los que ya están ahí en la pura izquierda, esos no se devuelven. Y, sobre todo, indecisos sí me arrastro.

Tercera pregunta que se hizo…

¿Cuál es el presidente que más le conviene a Colombia? Sin importar, digámoslo así, mis intereses personales. Y el que más le sirve a Colombia creo que es Fajardo. Necesitamos una transición.

¿Por qué me hace esa aclaración de ‘sin importar mis intereses personales’? ¿Es que sus intereses personales estarían donde Petro?

Si mi razón electoral me lleva donde Petro, mi corazón me lleva donde Fajardo. Esta vez decidí hacerle caso al corazón.

Pues porque mis votantes son mayoritariamente de izquierda. Si yo pensara solo en Ariel Ávila, sin importarme el país, pues me voy para donde Petro. En ciencia política hay una teoría latinoamericana, que es una de las cinco más famosas del mundo. Se llama teoría de las transiciones, de un señor Guillermo O’Donnell, un argentino. Sostiene que uno puede saltar de un lugar a otro, pero haciendo una transición. Y esa transición se llama Sergio Fajardo. Punto. Y la cuarta pregunta es: ¿dónde quisiera estar yo, Ariel Ávila, como persona, individualmente? Si mi razón electoral me lleva donde Petro, mi corazón me lleva donde Fajardo. Esta vez decidí hacerle caso al corazón. Pocas veces lo he hecho.

(Lea también: Los retos que enfrentan los candidatos en la recta final)

Qué buen dilema. ¿Y por qué escoger entre el corazón y la razón?

Por una cosa muy personal. Mi papá, un hombre más de izquierda que yo, me enseñó el principio de la lealtad. Si yo me iba con Petro, que allá me lleva la razón, aunque no me siento incómodo allá, sentía que estaba traicionando a un montón de gente. Y eso toda la vida lo iba a cargar encima.

Pero ¿dónde está su lealtad?

Mi lealtad, de lo primero que hablé, es donde estoy yo. Lo razonable es que los que estamos con los ‘verdes’ tenemos que estar con esta visión, porque yo no soy del Pacto.

Ahora hablemos del nuevo papel que ha asumido en la campaña de Fajardo. No había escuchado que en la política colombiana existiera una figura llamada jefe de debate contra tal persona, un adversario. Y usted asumió un papel que se llama ‘jefe de debate contra Fico Gutiérrez’. ¿Eso cómo es?

En esta campaña, anticipo, no tengo jefes, no tengo que pedir autorización aquí o pedir permiso acá.

Muy importante esa pregunta. Personalmente, no tengo ningún cargo en la campaña de Sergio Fajardo, no quiero tenerlo, no me interesa. Le informé a él, en la reunión de adhesión, que voy a intentar, a hacer todo lo posible, para que Fajardo pase a la segunda vuelta y sea presidente, y que para ello mi labor es una campaña anti-Fico. Una campaña contra el continuismo, el clientelismo y la corrupción. En esta campaña, anticipo, no tengo jefes, no tengo que pedir autorización aquí o pedir permiso acá. No, esa es mi campaña, con mis estructuras, y la estoy liderando en mi línea de autonomía. La otra mitad de mi tiempo estaré llamando a votar por Sergio Fajardo. Una mitad haciendo pedagogía, mostrando quién está detrás de Fico, y la otra mitad llamando a Sergio Fajardo.

(Lea también: Petro, adelante en primera y segunda vuelta, según nueva encuesta)

Si no tiene ningún cargo en la campaña de Fajardo, ¿de dónde sale el cuento de que usted ha sido designado ‘jefe de debate contra Fico’?

No sé. Eso fue como una tendencia. Tal vez hubo un error mío, en el sentido de que yo decía que voy a coordinar esa campaña. Pero es una campaña mía, de mis estructuras, no de la campaña de Fajardo. Imagino que fue por eso.

Importante aclaración. O sea, en la estructura de la campaña de Fajardo no existe un cargo que jerárquicamente se llame jefe de debate contra Federico Gutiérrez. Simplemente usted, con su trayectoria de investigador, va a asumir esa función…

Exactamente. Y es una función no negociable, donde yo no hago caso. Esa es mi campaña, de mi forma de operar. Esa es la que estoy haciendo y así lo plateé en las reuniones de mi casa. Estuvo Roy Barreras, Fajardo, después vino Francia Márquez y volvió a venir Fajardo. Y en la última reunión, con Fajardo, le dije: voy a hacer esta campaña, es mi campaña, es mi decisión, es lo que quiero hacer, y se lo informo, ese es mi papel y voy a llamar a votar por usted, pero es mi papel.

Como quien dice, si le gusta bien, y si no le gusta, pues entonces…

De pronto se podría interpretar así, pero no lo dije así. Y por eso aclaro: no tengo ningún cargo en la campaña, ni me interesa, porque a mí no me gusta pedir permiso ni pedir perdón.

Pero así es… (risas) ¿Y qué es lo que va a hacer usted en ese papel, que no es, ya entendimos, oficialmente un cargo?

Yo no voy a calumniar a nadie ni a injuriar, y si lo llegara a hacer, les pido a los medios de comunicación, y a usted misma, y al que sea, que me lo hagan saber y me retracto.

Creo que en las democracias, al que gobierna mal hay que castigarlo. Y a mí me duele mucho, como lo acaba de decir la gente de la campaña de Federico Gutiérrez, que se crea que ellos no tienen un solo apoyo cuestionable. Yo no voy a calumniar a nadie ni a injuriar, y si lo llegara a hacer, les pido a los medios de comunicación, y a usted misma, y al que sea, que me lo hagan saber y me retracto. Voy a hacer tres cosas: mostrar los apoyos políticos de Federico Gutiérrez; muchos, no todos, son políticos corruptos y clanes clientelistas. Dos, haré una verificación sobre el tema de vallas y gastos financieros; en Pereira, un candidato puede tener 8 vallas, Federico tiene 23. ¡Eso ya es violar la ley! Si así comenzamos siendo candidato, imagínese de presidente. Tercero, vamos a ver quiénes del gobierno le hacen campaña a Federico Gutiérrez, en esas intervenciones groseras que hace el presidente Iván Duque. Esas son mis tres labores.

Usted también ha dicho que va a revelar quién es Federico Gutiérrez en realidad. ¿Quién, según usted, es Federico Gutiérrez?

Voy a ir a diferentes zonas del país a mostrar qué políticos corruptos están apoyando a Federico Gutiérrez. Por ejemplo, le voy a poner aquí tres ejemplos rápidos. El apoyo de Óscar Barrero, exgobernador del Tolima, ahora senador, que tiene diecisiete investigaciones en la Fiscalía. La hija del ‘parapolítico’ Vicente Blel, hermana del actual gobernador de Bolívar, Vicentico Blel, que groseramente intervino en elecciones para favorecer a su hermana, ahí hay una fotico de Nadia Blel y Federico. Eso no me lo estoy inventando yo. Y así, voy a mostrar varios ejemplos.

Mucha gente cree en su honestidad como investigador. ¿Qué va a hacer con los otros cuestionamientos de las demás campañas? ¿O usted solo se va a ocupar de la de Fico y de lo demás cuestionable no?

Planteemos la pregunta directa, si quiere. ¿Por qué no hablo de la de Petro? Que es la pregunta directa que siempre me hacen.

Y la de Fajardo, también…

Bueno, sí, la de Fajardo también. Entonces, la de Petro: ¿por qué? Por una lógica de racionalidad electoral. Nosotros tenemos que derrotar a Fico en primera y a Petro en segunda. Me dedico a Fico y después hablaremos de Petro.

Ah, eso me parece muy interesante. Entonces tendremos capítulo uno en esta primera vuelta, con Fico, y capítulo dos en la segunda, con Petro…

Pues claro, si nosotros vamos a ganar. Es El arte de la guerra, el libro que escribió hace mil años Sun Tzu. Petro tiene que tener un frente de batalla, porque si tiene dos, mi amor, perdido, como Hitler cuando invadió a Rusia después. Flancos occidental y oriental, aniquilados. No, aquí vamos con un frente.

¿Y en la de Fajardo?

En la de Fajardo, le digo una cosa. Para mí Fajardo es un buen tipo, buen candidato, buena persona. No tengo ningún cuestionamiento de Sergio Fajardo. Yo aquí voy a hacer mi campaña y que saquen lo que quieran. Pero lo que no puede pasar es que me entrevisten en una emisora, Blu Radio, y luego le pregunten a Fajardo qué va a hacer con ese señor Ariel. ¿Qué va a hacer de qué? Tengo que hacer control político, tengo derecho a la libertad de expresión. Si digo alguna mentira o madreo a alguien, vaya y venga… ¿Pero ahora no puedo hablar? Ah, ¿porque es Federico Gutiérrez el candidato de las élites? Y al que no le guste, que eche para Venezuela, allá no los dejan hablar. Aquí estamos en democracia.

(Lea también: Campañas de Petro y Pérez se suman a manifiesto por la niñez)

¿Será mi impresión, o es que lo noto un poquito como atortolado de que de pronto le han dicho bájele, bájele, bájele, y usted dice, no, no, un momentico, yo llegué acá y puse unas condiciones, y aquí estoy por eso?

Hasta el momento nadie me ha dicho nada de ninguna campaña. Ni del petrismo, bueno, ahí hay unos votantes petristas que me están dando duro en redes por la decisión de irme con Fajardo. Pero nadie me ha dicho ni del petrismo, nadie de la campaña de Fajardo. Con todo el respeto del caso lo digo como un pronunciamiento de advertencia: a mí que ni me digan nada. Y como dice la canción: el que quiere las rosas quiere las espinas…

(Risas) Finalmente, Ariel Ávila…

(Riendo a carcajadas) Dios mío, María Isabel, ¿cómo va a quedar esto?

Pues bien, porque ese es Ariel Ávila, y así de frentero lo conocen los que lo respetan. ¿Cómo cree más bien que van a quedar estas elecciones?

A mí no me gusta perder, estoy convencido de que nosotros podemos remontar, y vamos a hacerlo un punto y medio por semana. ¿Que es difícil? Sí, bobo no soy, pero lo vamos a intentar. Aspiro a que Fajardo pase con Petro a segunda vuelta, y nosotros ganamos. Punto.

¿Pero está de acuerdo conmigo en una cosa? ¿En que el problema grave que tiene Fajardo es ganar en primera? Si pasa a segunda, ya será otro el cuento.

Las encuestas lo dicen: Fajardo no tiene competidor en segunda vuelta, el problema de él es pasar en primera. Creo que a la campaña de Fajardo le ha faltado gente que salga a decir cosas, ya sea de Petro, de Rodolfo, de Duque, de Fico… Por eso tomé la vaina anti-Fico. Pero aquí no me estoy tomando vocerías ni nada. Por eso es que lo buscan a uno, porque habla de frente. Y aguanta el palo de frente también.

MARÍA ISABEL RUEDA 
Especial para EL TIEMPO



Source link

By Author

Leave a Reply

Your email address will not be published.