Si alguien conoce de primera mano cómo se ha transformado el ejercicio de la ciencia en el país y con ello el rol de las mujeres dentro de estos campos es Ángela Camacho. La directora de la Red Colombiana de Mujeres Científicas es Física de la Universidad Nacional de Colombia y realizó su doctorado en la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz, en Alemania, convirtiéndose en la primera mujer colombiana con un doctorado en Física en 1977.

(Le puede interesar: Iniciativa ComFuturo seleccionará 15 jóvenes científicos de todo el mundo)

Aunque desde aquella época la presencia de las mujeres en el campo científico ha aumentado, quedan muchos retos para garantizar que sus aportes no se pierdan en una carrera desigual. Aportar a esa transformación es la razón de ser de la red que hoy la doctora Camacho preside, la misma que este año cumplió seis años desde su creación. EL TIEMPO habló con ella sobre qué ha cambiado en ese periodo y cuáles son los retos actuales que enfrentan las científicas en el país.

¿Cómo nace la red?

La idea viene desde el 2014, un grupo de profesoras de diferentes universidades estábamos interesadas en celebrar el día de la mujer el 8 de marzo y la idea era no hacer una sola celebración sino tratar de que en cada universidad se hiciera algo. Nos dio mucho resultado porque empezamos a notar que la gente se interesaba por el tema, hablamos con la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (Acefyn), que ellos tenían ya un punto focal de la red para mujeres de todas las academias de América Latina y nos colaboraron, empezamos a hacer eventos, como el simposio Mujer, Ciencia y Educación, a mirar cuántas mujeres había en las universidades a nivel de rectorías y vicerrectorías y poco a poco ese año estuvimos trabajando en cómo armar una red y ponerle unos estatutos para hacer las cosas un poco más formales. Finalmente, el 16 de marzo del 2016 hicimos el lanzamiento de la red en la Academia; ellos han sido quienes nos han dado todo el apoyo para hacer nuestras reuniones y organizarnos desde todos los puntos de vista.

(También: Ministerio de Minas se opone a ley de protección de las cavernas)

¿Cuál es la razón de ser de la red?

Lo que notamos desde las universidades es que había muchísimo interés de parte de todas las mujeres, de las profesoras, de las estudiantes, que veían la necesidad de que nos organizáramos. Cuando empezamos a mirar en detalle nos dimos cuenta de que, efectivamente, había muy pocas mujeres en ciertas carreras y en donde había muchas, nunca tenían la oportunidad de llegar a los puestos más altos. Las mujeres que están trabajando en las universidades, la mayoría son científicas con doctorado, con altísima capacitación y, sin embargo, no se veía la posibilidad de llegar a altos cargos. Luego, empezando a reunirnos y a hablar, nos dimos cuenta de que eso no solamente era en el grupo de las universitarias sino que a todos los niveles se da, en la industria, en las empresas. Decidimos trabajar por eso y por las niñas para que se interesaran por esas carreras, porque seguramente esa es una razón por la que no lo hacen, ven que es mucho esfuerzo llegar a sacar un doctorado, hacer investigación, etc., pero si no ven que de alguna manera pueden contribuir y que de verdad haya un reconocimiento, la gente se desilusiona y más bien se va a otro lado.

¿En qué temas trabajan?

Tenemos un grupo dedicado a la motivación de las niñas hacia la ciencia, para mirar un poco qué tipo de información se les da a las niñas y a los niños en los colegios sobre las mujeres científicas, qué referentes conocen ellos, por qué no se les habla en las clases de que hay mujeres que han hecho aportes a la ciencia y cómo se puede crear material para que las profesoras y los profesores lo tengan disponible. Tenemos también otro eje, que es el de mentorías, para niñas entre 15 y 18 años que están tomando la decisión de qué carrera van a estudiar, ahí hemos trabajado inclusive con la Consejería para la Equidad de la Mujer de la Vicepresidencia de la República.

(Además: ¿A qué huele el pasado? Encuentran formas de estudiar y reconstruir olores)

Otro eje es el de empoderamiento, enfocado en ayudar a las mujeres que están haciendo su carrera a que se superen, sean las líderes y puedan mostrar su creatividad y su aporte a la ciencia. El cuarto eje está enfocado en las políticas de ciencia y tecnología, pero con perspectiva de género, en eso hemos estado colaborando con el nuevo Conpes que está a punto de salir sobre género.

¿Cómo está conformada hoy la red?

Somos 88 miembros en este momento. Siempre hay gente que está entrando y saliendo pero más o menos el número se mantiene en eso. La mayoría, por lo menos 77, son mujeres con doctorado, haciendo investigación, generalmente trabajando en universidades o en institutos de investigación, hay algunas haciendo emprendimientos de base científica, tratando de hacer empresa, pero que se base en la creatividad científica colombiana. Hay también un grupo mas pequeño, unas 10, a nivel profesional; en ese grupo hay que trabajar mucho porque es donde ellas empiezan a mirar si vale la pena seguir haciendo el esfuerzo tan grande de hacer un posgrado, un doctorado, de dedicar su vida a la ciencia. Muchas veces ahí es donde se ve que muchas simplemente se retiran.

En los últimos años han surgido en el país varias agremiaciones que, como la red, buscan darles un mejor lugar a las mujeres en la ciencia. ¿Por qué cree que esto ocurre?

Creo que eso viene de unirse un poco las mismas mujeres y darse cuenta de que efectivamente los ambientes en los que tienen que trabajar son muy masculinizados. Las mujeres empezamos a notar que algo nos molesta, pero no sabemos qué es y lo que hemos detectado es que efectivamente el ambiente es uno hecho para hombres, con condiciones para hombres, donde las mujeres se ven siempre un poco relegadas porque una mujer, por ejemplo, cuando queda embarazada y tiene que retirarse a cuidar su bebé, inmediatamente se atrasa en su carrera científica. Hay que mirar cómo se puede lograr que la mujer pueda hacer las dos carreras en las mismas condiciones en las que las hacen los hombres y en eso es que estamos tratando de ver si se pueden sacar leyes y de trabajar en las instituciones para que haya una consciencia de que sí hay diferencias y a las mujeres no las están tratando igual porque no les están dando las mismas oportunidades.

(Le recomendamos: El colombiano que viajó al fin del mundo para estudiar el origen de la luz)

¿Hay que generar consciencia incluso entre las mujeres?

Hemos ido despertando en que, efectivamente, aunque trabajamos muchísimo tiempo en las mismas condiciones que ellos y de pronto algunas pudimos sacar alguna cosa adelante, muchas tuvieron que salirse en la mitad del camino porque las condiciones no eran adecuadas. Creo que eso sí nos ha hecho despertar a nosotras mismas de la situación en la que estábamos, despertar en las comunidades donde trabajamos y luego ir viendo cómo se va extendiendo. En principio hay muchas mujeres que si les preguntan si hay problemas, discriminación, diferencias en donde trabajan, dicen que no, pero realmente es muchas veces porque no se han puesto a pensar detenidamente y en detalle por qué otras mujeres han tenido que retirarse.

¿Cómo ve la ciencia que se hace en el país?

Creo que la ciencia en Colombia se ha desarrollado mucho, el esfuerzo que han hecho los científicos, hombres y mujeres, ha sido muy grande para sacarla adelante. Siempre ha habido falta de dinero porque el país tiene muchos problemas y no es relación, pero realmente sí es un tema muy importante, si queremos desarrollar el país tenemos que invertir en ciencia. Lo que ha hecho falta, a través de todo el siglo pasado y estos 20 años en este nuevo siglo, es el apoyo financiero fuerte que permita desarrollar la investigación a nivel internacional. Se han hecho muchos esfuerzos, hay grupos excelentes que compiten internacionalmente, pero les ha tocado trabajar duro, con las uñas y buscando colaboraciones externas y dinero de afuera. Considero que la ciencia en este momento en Colombia es respetada desde el punto de vista de las comunidades científicas  a nivel mundial, pero hace falta mucha ayuda, se ha trabajado, se han logrado cosas, pero todavía no tiene una base suficientemente firme para decir ya salimos del estado de vulnerabilidad.

(Además: Bióloga colombiana reconocida por la Sociedad Europea de Biología Evolutiva)

¿Cómo está el país en equidad en la ciencia y qué ha cambiado en los últimos seis años?

Creo que sí se ha ido mejorando, se ha ido conscientizando a la gente, a la sociedad, a los grupos de investigación, a Minciencias. Ha habido reuniones con ellos haciéndoles ver cómo, por ejemplo, se puede mejorar la manera como ellos hacen la clasificación en el escalafón de investigadores, porque los criterios que ellos aplican son todavía hechos para los hombres como cuántas publicaciones tienes, cuántas tesis has dirigido, cuánto trabajo has hecho, pero sin pensar cuál ha sido la situación en la que lo has hecho, cuál es la diferencia entre un investigador y una investigadora, cuáles son las condiciones que no son adecuadas para las mueres. En todos los ámbitos estamos relegadas y estamos siendo discriminadas, pero el Gobierno está interesándose por ir trabajando en favor de la equidad y ese Conpes es un paso adelante que saludamos con mucho gusto, porque en muchos de los documentos que había hasta ahora ni siquiera se tenía en cuenta la palabra género ni alguna diferencia entre hombres y mujeres.

ALEJANDRA LÓPEZ PLAZAS
REDACTORA DE CIENCIA
@TiempodeCiencia

Encuentre también en Ciencia

La misión europea Solar Orbiter rompe su propio récord de proximidad al Sol

Miden por primera vez la masa de constituyente básico de la materia



Source link

By Author

Leave a Reply

Your email address will not be published.