La elección de Francia Márquez como fórmula vicepresidencial de Gustavo Petro va en sintonía con los jóvenes y mujeres que salieron a expresar su descontento en las calles para exigir un cambio en el rumbo del país. En simultánea, siembra inquietud entre los barones electorales del Pacto Histórico que consideran que para ganar las elecciones necesitan de otras estructuras políticas -en especial del centro- para poder vencer en las urnas.

Se trata de dos variables difícil de compaginar en un país con tan alto nivel de polarización y en donde hay poco espacio para los matices.

Por eso, cuando ella en su discurso de aceptación agradeció con emoción a quienes salieron a manifestarse durante el estallido social que marcaron la agenda del país, se escuchó un aplauso atronador en el auditorio y su nombre se convirtió en la primera tendencia en las redes sociales como referente a seguir.

Pero, cuando reiteró su posición sobre César Gaviria, director del partido Liberal, provocó una fractura con esta colectividad que provocó la intervención de figuras como Roy Barreras, uno de los máximos electores del Valle, quien hizo evidente su disgusto.

Son varios los interrogantes: ¿Puede Petro ganar las elecciones sin, por ejemplo, la alianza con el partido Liberal? Por lo expresado por Barreras la respuesta es no.

¿Se salió del libreto la ahora aspirante a la vicepresidencia? Es posible, aunque ella no dijo nada distinto a lo que piensa y que había hecho público durante los debates que sostuvo cuando buscaba ganar la consulta del Pacto Histórico.

Ante la pregunta de EL TIEMPO de cuál era ahora su posición frente a Gaviria aseguró lo mismo que ocasiones anteriores: “Yo lo que he dicho es frente a César Gaviria, que es más de lo mismo y lo reitero. Siento que él no aporta nada a la transformación de este país. Como persona, siento que su acción política en la larga historia política de este país, no ha contribuido a dignificar la vida, no ha contribuido a lograr la paz, no ha contribuido a erradicar las violencias estructurales en las que hemos estado sometido la mayoría de los colombianos y las colombianas y yo creo que es un error hacer una alianza con él como persona”.

Para una buena parte de las bases esta declaración resume honestamente lo que piensan en esta opción política que busca gobernar al país entre el 2022 y 2026.

Para otra, se trata de un desconocimiento de los aportes de Gaviria a la construcción de un país mejor. Él fue, por ejemplo, el impulsor de la actual Constitución, fue un vehemente defensor de los acuerdos de paz firmados entre el Estado colombiano y la guerrilla de las Farc; y fue un abanderado de la defensa del Sí en el plebiscito.

Para ella esto nada de esto cuenta. “Si el Partido Liberal, como partido, decide estar en esta apuesta, es una necesidad y debería articular a este proyecto, pero César Gaviria, como gamonal político que hemos tenido, no es un cambio en la política para este país”, dice.

Petro sabía de esta posición. Por eso, mantuvo las dudas hasta el final para elegirla. En el proceso, ella se dio cuenta que podría incomodar y fue honesta al afirmar públicamente que ella no sería un estorbo y no se enfrentaría a él si no la elegía.

El, sin embargo, se decantó por ella. Y en menos de pocas horas provocó este tsunami.

¿Tendrá el impulso suficiente para sacudir lo que ella llama viejas estructuras políticas y convencer con este discurso a al menos unos diez millones de personas de que es posible ganar la presidencia sin estructuras como el partido Liberal?

Ella se muestra convencida de que llegó la hora del cambio. Sin embargo, Petro se muestra más cauto y por eso su reacción inmediata para tratar de sanar una ruptura con la que no contaba.

Fuentes consultadas por este diario en el Pacto Histórico confirmaron que la elección de ella iba a darle un impulso innegable a la campaña por su innegable dinamismo, fortaleza y energía. 

Pero también presentían que iba a chocar. Y eso en un país en donde impera la polarización es difícil de digerir. Incluso, al interior del Pacto Histórico puede abrir una división que con las elecciones a la vuelta de la esquina es un enorme tropiezo.

POLÍTICA



Source link

By Author

Leave a Reply

Your email address will not be published.