La mula es una animal muy popular entre los humanos, pues suele ser una criatura grande, robusta y fuerte, pero también muy amigable si se le trata con cariño y respeto.

No obstante, es un animal poco convencional en muchos aspectos, ya que es híbrido y no puede tener hijos, ¿por qué?

(Puede leer: Colombiano que viajó por Sudamérica en mulas pide ayuda para repatriarlas)

(Siga leyendo: La mula no es la única: asombrosos animales híbridos que tal vez no conocía)

De acuerdo con un artículo escrito por la bióloga española Ana Díaz Maqueda, publicado en el portal misanimales.com, la esterilidad en las mulas se debe a que los animales híbridos son de padres de dos especies distintas, aunque emparentadas.

En el caso de las mulas, son descendencia del cruce de un burro macho, el cual tiene 62 cromosomas, y una yegua, que tiene 64. Por lo tanto, la mula tiene 63 cromosomas.

La mayoría de estos animales no puede tener hijos, aunque, excepcionalmente, uno de cada mil millones de mulas son fértiles.

(Lea también: Tienen de mascota a un supuesto lobo en una finca de Rionegro, Antioquia)

Características y comportamiento

Las mulas son conocidas por ser grandes, robustas y fuertes. Además, son muy resistentes a enfermedades comunes entre los equinos y poseen buenas pezuñas para trabajar en suelos arcillosos.

Según explica Maqueda, la cabeza, las orejas y las extremidades de la mula son más similares a las del burro. Por el contrario, el resto de su cuerpo, el pelaje y la dentadura son más parecidos al caballo.

Simón Vergara y sus dos compañeras de viaje, sus mulas.

Las mulas también suelen ser excelentes compañeras de viaje.

Estos animales tienen la fama de ser animales muy tercos y tozudos, y es así. Han heredado la fuerza física del caballo y la inteligencia de los burros. Sin embargo, tienen un alto grado de sentido común y de autoconservación, pues si consideran que una acción puede ponerlos en peligro no querrán hacerla.

Por su comportamiento y forma de ser, las mulas no pueden ser entrenadas como los caballos, ya que requieren un entrenamiento muy suave, lógico y secuencial. Además, deben ser enseñadas desde el respeto, no se les puede obligar a nada, pues no lo harán.

Por otro lado, con respecto a sus gustos alimenticios, las mulas tienen un sistema digestivo más similar a los burros, por lo que prefieren alimentos más ricos en fibra que los caballos.

(Le puede interesar: Los dos animales que aprendieron a comunicarse por señas con los humanos)

‘Dragon Foal’: el hijo de una mula en China

Uno de los casos más famosos de mulas que no son estériles ocurrió el 4 de marzo de 1981, en la provincia de Henan, China, cuando nació un potro híbrido de una mula negra, bautizado como ‘Dragon Foal’.

Un cuidador fue testigo del nacimiento y contó que la mula había tenido celos regulares. Tras varios exámenes, se concluyó que el padre era un burro y la madre una mula, y que su hijo tenía 62 cromosomas.

De acuerdo con Maqueda, el pequeño potro creció fuerte y sano, capaz de realizar todas las tareas junto al resto de mulas en aquella granja de China.

ELTIEMPO.COM

Más noticias

– El ADN del aire, ¿una nueva manera de medir la biodiversidad animal?

– Siete especies de primates de A. Latina entre los más amenazados del mundo



Source link

By Author

Leave a Reply

Your email address will not be published.