La justicia británica rechazó el jueves la petición de inmunidad presentada por el
rey emérito de España, Juan Carlos I
, en el marco de una demanda de acoso cursada por su examante Corinna zu Sayn-Wittgenstein ante la Alta Corte de Londres.

(España: fiscalía archiva investigaciones contra el rey emérito Juan Carlos)

La defensa de Juan Carlos de Borbón aseguró en diciembre ante la justicia de Inglaterra que este disponía de inmunidad en su calidad de “miembro de la familia real española”.

(El divorcio de la infanta Cristina: un nuevo golpe a la monarquía española)

Su abogado, Daniel Bethlehem, argumentó que, en virtud de la ley británica de inmunidad del Estado de 1978, el rey emérito no podía ser juzgado por los tribunales británicos y que cualquier acusación en su contra debía presentarse ante la justicia española.

Pero el juez Matthew Nicklin se pronunció el jueves en su contra, considerando que “la reclamación de la demandante se basa en una conducta de acoso por parte del demandado” y “tales actos no entran dentro de la esfera de la actividad gubernamental o soberana”.

Esto permite que Corinna zu Sayn-Wittgenstein, también conocida por su nombre de soltera Corinna Larsen, siga adelante con su demanda civil. “La sentencia de hoy demuestra que el acusado no puede esconderse detrás de ninguna posición, poder o privilegio para evitar esta causa”, se congratuló Robin Rathmell, abogado de la demandante.

“Este es el primer paso en el camino hacia la justicia; los espantosos hechos de este caso serán finalmente llevados ante un tribunal”, agregó.

Juan Carlos I

Juan Carlos I se encuentra exiliado en Abu Dabi.

Juan Carlos I, de 84 años, abdicó en 2014 en favor de su hijo Felipe VI, a raíz de una serie de escándalos que comenzaron en 2012 con una cacería de elefantes en Botsuana, adonde viajó justamente acompañado por Corinna zu Sayn-Wittgenstein, una empresaria danesa divorciada de un príncipe alemán.

Posteriores revelaciones de esta examante sobre presuntas malversaciones por parte de Juan Carlos acabaron llevando al
rey emérito a exiliarse en agosto de 2020 a los Emiratos Árabes Unidos.

Allí vive desde entonces, alejado de la vida política española y despojado tras su abdicación de la inmunidad que lo protegió desde que fue nombrado jefe de Estado en 1975, tras la muerte del dictador Francisco Franco que lo había designado como su sucesor.

Alabado internacionalmente durante décadas y respetado a nivel nacional por haber ayudado al retorno de la democracia a España, en los últimos años Juan Carlos ha visto cómo su popularidad caía en picado.

Rey Felipe y el rey emérito Juan Carlos I

Según el periodista Jaime Peñafiel, la relación entre el rey Felipe y su padre, el rey emérito Juan Carlos I, es “inexistente” .

Corinna zu Sayn-Wittgenstein, de 58 años, dice haber sido amante del entonces monarca entre 2004 y 2009 y denuncia que, tras su ruptura, fue espiada y se vio acosada por orden del exjefe de Estado, acusaciones que este niega “en los términos más enérgicos”.

En documentos judiciales explicó que mantuvo una estrecha amistad con él durante un tiempo tras su separación, cuando este le regaló “obras de arte, joyas y obsequios financieros”, incluidos pagos por valor de unos 65 millones de euros (73 millones de dólares) en junio de 2012.

Pero afirma que Juan Carlos intentó reanudar su relación y, cuando ella lo rechazó, el exsoberano emprendió un “patrón de conducta equivalente al acoso”. “Exigió la devolución de los regalos”, fue “amenazante” y “posteriormente llevó a cabo u organizó una serie de actos de vigilancia encubierta y abierta, causando angustia y ansiedad” en su examante, según la demanda, que señala la participación de miembros de los servicios secretos españoles.

Para el juez Nicklin, “los actos de vigilancia alegados por la demandante, si fueron realizados por agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), podrían gozar de inmunidad estatal, pero el Estado español no ha reclamado dicha inmunidad y no está claro qué papel preciso desempeñaron los agentes del CNI en los en los supuestos actos de acoso”.

Zu Sayn-Wittgenstein denuncia que durante una reunión en el Hotel Connaught de Londres el 5 de mayo de 2012, un “agente o asociado” del exmonarca se mostró “amenazante” hacia ella y sus hijos. Y asegura que el encuentro coincidió “con el allanamiento de sus apartamentos en Mónaco y en Villars, en Suiza, donde fue dejado sobre una mesa un libro sobre la muerte de la princesa Diana”.

La empresaria denuncia también “entradas ilegales y daños criminales, como la perforación de un agujero en la ventana de su dormitorio mientras dormía por la noche en su casa en Shropshire”, en el noroeste de Inglaterra, el 21 de junio de 2017, y disparos a las cámaras de seguridad de su entrada el 14 de abril de 2020.

Tras denunciar estos ataques a la policía, Corinna reclama ahora a Juan Carlos “daños personales”, por el “gran dolor mental, alarma, ansiedad y angustia” que dice haber sufrido. AFP

En otras noticias 

Las investigaciones sobre sus finanzas acorralan a Juan Carlos I de España
Las últimas andanzas del rey Juan Carlos I de España



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.