Congreso: retos del nuevo Legislativo, reforma tributaria y otros proyectos – Congreso – Política


El nuevo Congreso que se posesiona este miércoles va a tener una de las agendas más complicadas de los últimos años, así la coalición con que hoy cuenta el gobierno del presidente electo, Gustavo Petro, sea muy amplia.

US Remote Software Jobs

(Lea: Humberto de La Calle y Daniel Carvalho, expulsados del Verde Oxígeno)

La propuesta del gobierno que asumirá este 7 de agosto implica una serie de reformas que buscan cambios profundos en el país. Y para lograrlos, su curso en el Legislativo es absolutamente clave.

No hay que olvidar que esta es la primera vez en la historia del país que un gobierno de izquierda asume las riendas de la Casa de Nariño. Tampoco hay antecedentes de que una coalición estructurada en torno a la izquierda asumiera el control del Congreso.

En ese sentido, ya se ha anunciado por el gobierno electo el trámite en el Legislativo de una serie de reformas estructurales. Claramente, la reforma tributaria, con la que se pretende recaudar unos 50 billones de pesos, será el primer proyecto para tramitar, pues es el de mayor urgencia. Pero a su lado se espera que avancen una reforma agraria y una reforma política.

(No se pierda: Sebastián Guanumen, miembro del empalme de Petro, denuncia amenazas)

Paralelo a ello, hay algunos proyectos obligatorios, como es el caso del presupuesto para el próximo año y el Plan Nacional de Desarrollo.

Esto sin contar que también desde el Pacto Histórico están alistado un reforma del sistema de salud, una laboral y algunos proyectos que tienen que ver con la implementación de los acuerdos de paz con las Farc.

Instalación del Congreso

La Alianza Verde llega a la instalación del Congreso hace 4 años.

Foto:

Diego Caucayo / EL TIEMPO

La tributaria

“La reforma tributaria, la agraria y la política”, en palabras del senador Iván Cepeda, serán los primeros proyectos de la bancada del Pacto Histórico en el Congreso.

Roy Barreras, próximo presidente del Senado, ha confirmado que el proyecto tributario es “la prioridad absoluta” del nuevo gobierno, pues es clave para obtener los recursos que permitan financiar los programas sociales y las reformas por las que votaron los colombianos en las urnas.

En este punto, hay sectores atentos a la carga tributaria que puede venir. Por eso, el Congreso tratará de balancear la consecución de los recursos para un mejor funcionamiento del Estado, sin afectar la producción.

Paralelo a lo anterior, también se impulsará “una reforma agraria sin timidez”, como la anunció la designada ministra de Agricultura, Cecilia López. Dos puntos trascendentales para esa ambición, según López, son: “Primero, no se van a distribuir baldíos. Segundo, se va a distribuir tierra productiva. Esa tierra productiva principalmente está en la ganadería. Ahí está el mapa que hay que manejar y el instrumento es o paga el impuesto que debería pagar por una tierra que le produce o se la vende al Estado”.

(También: Así quedó repartida la presidencia del Senado para los próximos cuatro años)

El Congreso tratará de balancear la consecución de los recursos para un mejor funcionamiento del Estado, sin afectar la producción.

Igualmente, está la reforma política y anticorrupción. La fórmula sugerida habla de la realización de elecciones con listas cerradas, que el Estado ofrezca financiación completa y la creación de una autoridad electoral independiente.

En ese sentido —y con el orden de importancia definido—, la coalición de gobierno ya dejó claro el rumbo que tomará en cuanto se posesione.

La tanda de proyectos la completarán, según Roy Barreras, las reglamentaciones para crear los ministerios de Igualdad y el de Paz, Convivencia y Seguridad. El primero estaría a cargo de Francia Márquez, vicepresidenta electa. El segundo incorporaría a la Policía, procedente del Ministerio de Defensa.

Pero eso no es todo, ya que la búsqueda de la paz en Colombia seguirá siendo protagonista, tanto en la implementación de los acuerdos firmados con las desmovilizadas Farc como en el establecimiento de diálogos con el Eln. “Estamos revisando el paquete de paz, que podría estar contenido en una sola ley”, le dijo Iván Cepeda sobre el tema a este diario.

Durante el encuentro que realizaron esta semana en Medellín, miembros del Pacto señalaron que el trámite de reformas como la de la salud y la laboral se iniciaría el próximo año.

Tareas pendientes

La primera tarea que deberá abordar el nuevo Congreso es integrar las 16 curules de paz en las siete comisiones constitucionales para poder empezar a funcionar. El Senado y la Cámara dejaron aprobados dos textos distintos que las incorporan, por lo que deben conciliarse para poder avanzar en temas como la distribución de los congresistas en cada comisión. Es una tarea para esta misma semana, y previa a cualquier debate sobre las reformas.

Asimismo, está por verse si se acoge en el Congreso la idea de que este órgano se modifique a sí mismo, ya que, desde el Pacto Histórico se han planteado variaciones al funcionamiento del Legislativo.

La elección del próximo contralor es otra de las misiones que tendrán los congresistas. Tras un fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, ayer la comisión accidental del Congreso rehízo la lista de los 10 candidatos al cargo público para cumplir con el mandato de equidad de género estipulado en la Ley de Cuotas. La nueva lista quedó integrada por cinco hombres y cinco mujeres.

(Otro: Así quedaron repartidas las presidencias de comisiones de Senado)

Otra de las grandes tareas del Congreso será recuperar la confianza de la ciudadanía en la institución. “Allí deberían estar los choques de intereses y de debates de la ciudadanía. Esa es una deuda histórica. Los congresistas dan la impresión de que se representan más a sí mismos que a los votantes o ciudadanos que los pusieron ahí”, argumenta Alejandro Bohórquez-Keeney, docente de la Universidad Externado.

Convergencia Pacto Histórico y curules de paz

Congresistas del Pacto Histórico, Gustavo Petro y 9 de las curules de paz.

Foto:

César Melgarejo. EL TIEMPO

Él aclara que no se refiere a que todos los miembros del Legislativo actúen de esa manera, sino a que los colombianos se sienten poco representados.

Otra de las asignaturas en las que los senadores y representantes deben enfocar sus esfuerzos es el control político, de acuerdo con Mauricio Jaramillo, profesor de la Universidad del Rosario.

“En un país en el que los presidentes siempre han tratado de volcar reformas hacia el aumento de sus poderes, el Congreso no les ha hecho contrapeso suficiente”, enfatiza este doctor en Ciencia Política.

Finalmente, el catedrático Bohórquez-Keeney explica que la izquierda, ahora en el poder, deberá modificar su histórica actitud opositora y crítica, y “pasar de la resistencia a la proactividad, a la acción, a llevar las cosas a buen puerto, a los resultados”.

Las cuentas

Este panorama lleno de reformas y desafíos empieza, no obstante, con la ventaja de estar aparentemente allanado por la ‘aplanadora’ legislativa que integran los congresistas de la coalición de gobierno.

El cálculo que tienen en la coalición de gobierno es que, de los 108 senadores, podrán contar con el acompañamiento de, al menos, 82. Por los lados de la Cámara, aseguran que las cuentas también los favorecen.

No se puede olvidar que el 7 de septiembre todos los partidos definirán oficialmente su posición frente al Ejecutivo. Pacto Histórico, Alianza Verde, Comunes, Partido Liberal, ‘la U’, los movimientos indígenas y un sector conservador serían las agrupaciones que desarrollarían la agenda legislativa del gobierno.

(Puede leer: Esta es la nueva lista de elegibles a la Contraloría)

Colombia Justa Libres y el Mira serían independientes. En la oposición estarían el Centro Democrático y la Liga de Gobernantes Anticorrupción —que se acogería al Estatuto de la Oposición—.

Es un hecho que mantener las mayorías en el Congreso es clave para poder sacar adelante las reformas previstas.

Mauricio Jaramillo Jassir analiza que el reto principal para la coalición de gobierno es adelantar cuatro o cinco proyectos de ley emblemáticos en este nuevo período.
Además, el docente exalta la reforma tributaria como el principal plan de acción: “De esta depende la viabilidad de buena parte de las propuestas sociales del gobierno Petro, calmar a los mercados internacionales, tener recursos para la paz, entre otras”.

Las particularidades

Esta vez va a ser una oposición que va a tener menos fuerza de la que está acostumbrada a disponer.

Para nadie es un secreto que el nuevo Capitolio va a contar con algunas particularidades remarcables.

El uribismo, tras su regreso al poder con Iván Duque, retornará a la oposición. Ya la había ejercido durante el mandato de Juan Manuel Santos, pero esta vez el contexto es diferente.

“Esta vez va a ser una oposición que va a tener menos fuerza de la que está acostumbrada a disponer”, sintetiza Jaramillo Jassir, quien añade que este sector estará en una situación incómoda, al menos al principio, porque en el marco de la discusión de varias de las reformas podría sumar aliados en diferentes momentos.

A esto, Bóhorquez-Keeney le añade una exigencia similar a la que tendrá la izquierda: tendrán que salir de su zona de confort. “Vamos a ver qué tan hábiles son para hacer oposición. Están tan acostumbrados a ser gobierno que, al ser oposición, también pueden cometer torpezas o desatinos”, comenta el docente sobre el uribismo, con miras a los próximos cuatro años.

(Le recomendamos: Tras medida cautelar, ¿qué pasará con lista de aspirantes a Contraloría?)

Incluso, este profesor asegura que a la democracia colombiana le hace falta madurez y que los partidos entiendan que ser gobierno no necesariamente es tener la postura correcta y ser de oposición no implica “traición a la patria”. Para Bohórquez-Keeney, ambas posturas son igual de válidas en el escenario democrático.

Y, así como se aproxima el primer mandato de la izquierda en Colombia, cabe recalcar que el partido Comunes, de las desmovilizadas Farc, hará parte por primera vez en la historia de una coalición de gobierno. Otra de las particularidades es que Roy Barreras, quien comandará la ‘aplanadora’ legislativa del primer Ejecutivo con tendencias izquierdistas, ha trasegado por partidos de derecha y centroderecha anteriormente.

Sobre esa ‘megacoalición’ gobiernista, Jaramillo Jassir propone estar atentos a cuánto dura. “Hay un Congreso atípico. Mayoritariamente en el lado del gobierno, cosa que no hemos visto en el último tiempo. Pero el reto de mantenerla unida es grande”, sentencia el especialista.

SANTIAGO CARMONA CARABALLO
REDACTOR DE POLÍTICA DE EL TIEMPO



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *