Los ánimos del partido de Gobierno, Centro Democrático, quedaron bajos tras los resultados de las elecciones legislativas.

(En contexto: ¿Quiénes son los miembros que se han ido del Centro Democrático y por qué?)

La colectividad dirigida por Álvaro Uribe Vélez, perdió 21 curules en el Congreso de la República y, además, algunas figuras también ha renunciado.

Los hijos del expresidente Álvaro Uribe, Jerónimo y Tomás, renunciaron a la colectividad. Igualmente lo hizo Susana Correa, recién nombrada ministra de Vivienda. 

Zuluaga renunció a su candidatura presidencial en medio de algunas diferencias con María Fernanda Cabal. Además, en esta oportunidad, el logo de Centro Democrático ya no está en el tarjetón para las elecciones presidenciales. 

Incluso se conoce que otros miembros de la colectividad, como Edward Rodríguez o Gabriel Santos, también están considerando renunciar, después de que el pasado 13 de marzo no quedaran electos tras no conseguir la votación suficiente.

Uribistas con Óscar Iván Zuluaga

Varios congresistas del Centro Democrático con el ex aspirante, Óscar Iván Zuluaga.

El analista político de la Universidad Externado, Jaime Duarte, asegura que el uribismo se ha dado cuenta que la marca del Centro Democrático se está desgastando.

“Aunque Uribe siempre se cuidó mucho de no tener una gran figuración en un partido político lo cuál le daba mucha independencia. Pero al entrar al Centro Democrático se comprometió más allá y eso lo hacía un partido personalista”, dijo Duarte.

Y agregó: “él quiere (Álvaro Uribe) que el presidente que llegue tenga una línea cercana a él, pero tampoco quiere cargar con que el presidente lo puso él. Él sabe que digan que es ‘el que diga Uribe’ puede no tener la fuerza que tenía antes. Además de no hacerse responsable de personas que en ejercicio del poder toman independencia”.

“Acá nadie quiere atribuirse una posible derrota y por lo tanto tampoco un posible triunfo, pero no ganarse la responsabilidad de que llegue un gobernante que no les haga tanto caso”, afirma. 

Por otro lado, el analista y estratega política de la Universidad Nacional de Colombia, Guillermo Henao, lo que hoy ocurre con el Centro Democrático hace parte de una proceso en el que los partidos políticos no resisten con menos de 20 años y que su caída o desaparición se hace posible en caso de que no hagan coaliciones posteriores.

Henao señala algunas particularidades en el caso del CD: La primera que es la renovación de esta colectividad no se ha podido dar completamente en el CD debido al carácter caudillista del partido. La segunda es que “históricamente parece que se sienten mas cómodos los integrantes del partido siendo oposición, mas que acompañando el gobierno”. Por último, afirma que hay un cambio en la visión social del país “donde se han apreciado mas los argumentos del centro y cada vez menos los que corresponden a posiciones extremas”.

El analista asegura que lo que viene para el CD es complejo: “no tiene representación directa en la candidatura presidencial, sus bases aunque jugadas con Federico Gutiérrez no cuentan con una voz que defienda las posturas de su partido sin esconder la cara. El partido ahora deberá unirse con otras bancadas para poder ser relevante en las posturas frente a debates de país”.

Finalmente, Henao asegura que “con la renuncia de varios actores políticos el CD buscará recambios y posicionar figuras que hasta ahora han ido emergiendo pero que siempre han estado a la sombra del expresidente Álvaro Uribe”.

POLÍTICA



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.