Aborto en EE.UU.: cómo los celulares pueden delatar a mujeres – Novedades Tecnología – Tecnología



“En este momento, y me refiero a este instante, borra todos los rastros digitales de cualquier registro menstrual”.

Con esta expresión publicada en Twitter, Gina Neff, una profesora de tecnología y sociedad de la Universidad de Oxford, encendió las alarmas.

La educadora mostraba su preocupación por los datos guardados en los dispositivos inteligentes de millones de mujeres en EE.UU., luego de que en este país la Corte Suprema anuló el derecho constitucional a terminar un embarazo, y que 13 estados prohibieran la práctica de forma automática.

El tuit, que Neff compartió justo después de que los jueces del Tribunal Supremo informaran su sentencia, tiene más de 200.000 me gusta y ha sido retuiteado 54.000 veces.

Sus expresiones levantan varias interrogantes, que otros expertos también comparten.

¿Qué tipo de datos pueden incriminar a una persona que busque abortar? ¿Cómo tienen acceso a ellos las autoridades? Y finalmente, ¿qué hacen las empresas tecnológicas para proteger a las mujeres?

Apps de rastreo menstrual

Las aplicaciones de rastreo menstrual a las que hizo referencia Neff son una herramienta que las mujeres usan de forma común para predecir cuándo es su próximo período y, a menudo, para prevenir embarazos o tratar de concebir.

Existe el temor de que estos datos puedan usarse contra las personas que buscan terminar un embarazo si las autoridades tienen acceso a la información.

Aplicaciones para estos fines que son altamente utilizadas en diversos dispositivos, como Natural Cycles, que se anuncia como una herramienta para ayudar a la anticoncepción, han reconocido el problema.

En su caso, Natural Cycles asegura que todos los datos de sus usuarias están almacenados de forma “segura”.

Sin embargo, el lunes la firma reconoció a la BBC que actualmente trabaja para “crear una experiencia completamente anónima”.

“El objetivo es hacer que nadie, ni siquiera Natural Cycles, pueda identificar al usuario”, comentó a este medio.

¿Qué ocurre con las demás herramientas?

Aplicaciones de mensajería como WhatsApp y Signal, en donde las mujeres podrían tener conversaciones sobre temas delicados, como sus planes de abortar, son generalmente preferidas por los expertos de seguridad y los defensores de la privacidad.

Al ser mensajes encriptados, ni siquiera las empresas que dirigen las apps pueden ver el contenido de las conversaciones. Tampoco los reciben ni almacenan.

Solo los dispositivos del remitente y el destinatario pueden decodificar las conversaciones.

Sin embargo, esto solo es útil si un celular, computadora o tableta no es confiscado y desbloqueado por las autoridades.

Otras herramientas, como los buscadores, han generado preocupación ante la decisión de la Corte Suprema.

De hecho, hace un mes varios miembros del Congreso de EE.UU., incluidos los senadores Elizabeth Warren y Bernie Sanders, firmaron una carta para pedirle a Google que recopile menos datos sobre sus usuarios.

Temen que detalles como la ubicación de las personas puedan ser utilizados para llevar a cabo juicios por aborto.

¿Se puede confiscar un dispositivo en EE.UU?

Por lo general, en EE.UU., la policía necesita una orden judicial para registrar un dispositivo electrónico, como un teléfono o una computadora portátil, tal como lo harían para registrar una casa.

La protección a la privacidad la proveen las Enmiendas Cuarta y Quinta de la Constitución del país norteamericano.

Sin embargo, hay algunas excepciones. El grupo de derechos digitales Electronic Frontier Foundation dice que la policía de EE.UU. tiene derecho a registrar sin una orden judicial sí “tiene una causa probable para creer que hay pruebas incriminatorias en la casa o en un dispositivo electrónico que está bajo amenaza inmediata de destrucción”.

Según la Quinta Enmienda de la Constitución, que abarca el derecho del individuo a no incriminarse, una persona puede negarse a desbloquear un dispositivo incluso si se lo quitan pero, según varios abogados, la amplitud de este derecho es “borrosa”.

“Los tribunales han llegado a conclusiones contradictorias sobre si el descifrado obligatorio de una contraseña o un dispositivo protegido con un identificador biométrico infringe la Quinta Enmienda”, escribió el Servicio de Investigación del Congreso en un informe de 2020.

Las citaciones

Las autoridades, aunque un dispositivo no sea incautado, pueden expedir una citación a las empresas tecnológicas para que entreguen los datos de un individuo.

Gigantes como Google y Apple, por ejemplo, guardan la información de sus clientes en la nube. También datos sobre sus actividades en internet y, como dijeron los senadores, sobre la ubicación de las personas.

Google ha dicho que, incluso cuando un usuario haya eliminado información como su historial de navegación, parte de estos datos pueden conservarse “para cumplir con los requisitos legales o reglamentarios”.

Si estas empresas reciben una demanda oficial, pueden impugnarla, pero la presión para que cumplan con la ley recae sobre ellas.

En 2021, el New York Times informó que en los primeros seis meses de 2020, Apple cuestionó solo el 4% de las solicitudes de datos de cuentas de clientes. En términos generales cumplió con el 80 a 85% de las peticiones.

Según el informe de transparencia de Google, la empresa proporcionó “algunos datos” en el 82% de los casos en que las autoridades solicitaron información en los primeros seis meses de 2021.

De casi 51.000 casos, 20.701 fueron citaciones y 25.077 órdenes de allanamiento.

¿Qué han dicho las empresas tecnológicas?

Hasta el momento, las empresas de tecnología no han comentado sobre algún cambio en la forma en que recopilan y administran los datos de los clientes a la luz del fallo sobre el aborto.

La BBC ha pedido esta información.

Lo que sí han dicho muchas empresas de EE.UU., incluido el propietario de Facebook, Meta, así como Disney y Amazon, es que financiarán los gastos de los empleados que tengan que viajar a otro estado para recibir atención médica que no está disponible donde están, incluido el aborto.

Existe cierta preocupación de que las personas que viven en un estado donde el aborto está prohibido pero viajan fuera para tener uno también puedan ser procesadas cuando regresen a su destino original.

La investigadora Stephanie Hare, autora del libro “La tecnología no es neutral”, dice que si bien el compromiso de las empresas es “un primer paso bien recibido”, no es suficiente.

“Eso solo ayudará a una cantidad muy pequeña de personas, suponiendo que algunas de ellas quieran compartir esta información [que desean abortar] con su empleador en primer lugar”, dijo.

“Lo que necesitamos saber es qué van a hacer estas empresas para limitar la recopilación de datos de todos los usuarios y cómo pueden evitar que los datos de los usuarios se utilicen en su contra luego de sus decisiones de atención médica”, sostuvo.

¿Cómo puedes proteger tus datos?

La organización Electronic Frontier Foundation ha publicado una guía de privacidad que incluye estos consejos:

• Utiliza un navegador, numero de teléfono y dirección de correo electrónicos separados para los temas del aborto

• Minimiza los servicios de ubicación en sus dispositivos

• Elimina los datos y asegúrese de que la carpeta eliminada también esté vacía

En cuanto a buscar información sobre el aborto en línea, el profesor Alan Woodward, de la Universidad de Surrey, cree que es poco probable que las fuerzas del orden comiencen especulativamente a buscar este tipo de datos personales.

“No es probable que persigan a las personas que están pensando en abortar”, dijo.

“Pero si están reuniendo evidencia después del evento, si han arrestado a alguien, esa evidencia podría incluir el historial del navegador, correos electrónicos y mensajes”.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

BBC-NEWS-SRC: https://www.bbc.com/mundo/noticias-61968223, IMPORTING DATE: 2022-06-29 14:20:05



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.