Hace un año, para estas fechas, el país estaba en medio de un intenso debate por una reforma tributaria presentada por el gobierno de Iván Duque. Pese a que los casos de covid-19 estaban en alarmante crecimiento, sindicatos, estudiantes, grupos de todos los sectores y personas del común salieron a protestar el 28 de abril de 2021. Desde ese momento y durante los meses siguientes las manifestaciones se convirtieron en las protagonistas de la agenda pública.

(Ingrese al especial: TikTok, la nueva plaza pública).

Para muchos analistas, esta fue la protesta social más grande en la historia reciente. Y para nadie es un secreto que las redes sociales jugaron un papel central: primero, como escenario perfecto para amplificar las voces de descontento y registrar denuncias, pero también como elemento movilizador y organizador de las mismas.

Fue algo similar a lo que sucedió meses atrás con el movimiento Black lives matter (las vidas negras importan, en inglés) luego del asesinato del afroamericano George Floyd por un policía estadounidense. O lo que pasó en Indonesia cuando jóvenes criticaron reformas a la ley de trabajo, o en Perú, cuando miles pidieron la renuncia de Manuel Merino, quien fue presidente por solo cinco días.

Un punto en común de todos estos hechos es el fuerte papel que jugó TikTok en el desarrollo de los movimientos de indignación y protesta. Y es que la red social de los retos virales, de los chistes y de la gente que baila —con gran penetración entre los jóvenes—, tiene una cara menos conocida, pero muy potente: servir como plataforma para el activismo político y de causas sociales de todo tipo, desde ecologistas y feministas, hasta animalistas.

(Puede leer: ¿Es acaso TikTok la nueva comida rápida cultural?).

Protestas en Colombia

EL TIEMPO les hizo seguimiento a los videos publicados durante el primer mes de manifestaciones en Colombia, desde el 28 de abril de 2021, y estableció que, durante esos días, al menos 6 de cada 10 videos estaban relacionados con esta temática. La mayoría correspondía al cubrimiento de lo que sucedía en cada ciudad y a información de servicio. Los que más alcance e interacciones obtuvieron estaban enfocados en denuncias por abuso policial, el ambiente durante las marchas y el caos en las noches.

(Vea en datos: Así se movió el paro nacional en TikTok Colombia).

La etiqueta #paronacionalcolombia, hasta la fecha de publicación de este artículo, acumula más de 548 millones de vistas en videos publicados y #paronacionalcolombia2021, 68,2 millones de vistas. De esa forma, TikTok se convirtió en un repositorio de videos sobre este hecho histórico. La clave: en las publicaciones se usaron música en tendencia y sonidos virales.

“La música e imagen juntas son una combinación de dos cosas muy potentes” y son capaces de tocar las fibras humanas muy rápida y fácilmente”, afirma Lina Manrique, experta en comunicaciones y tecnologías de la información.

Por esta vía se lograron posicionar denuncias en el marco del paro nacional y hoy es también la vía a través de la que varios políticos han intentado estructurar su campaña en redes para las elecciones de este año.

(Capítulo 1: ¿Qué tan decisivo fue TikTok en las elecciones del 13 de marzo?).

“Las emociones juegan un papel vital en el voto, así como en la racionalidad, pero la realidad es que las primeras priman más en esta decisión. TikTok es una de las redes que más activa, sensibiliza y mueve las emociones en los usuarios y consumidores de la red a través de distintas estrategias de persuasión”, anota Diego Panigo, experto en neuropolítica.

Aunque esta red tiene normas que prohíben ciertos contenidos y sus responsables afirman que no es una plataforma política, lo cierto es que en TikTok se publican videos sobre toda clase de problemas sociales y hasta de delitos. Los llamados ‘narcotiktoks’, como reveló una publicación de ‘The New York Times’, son solo una punta del iceberg. Desde el Cauca, en Colombia, se comparten videos de ‘raspachines’ que trabajan la hoja de coca y de laboratorios de cocaína.

Videos en TikTok muestran laboratorio de cocaína

Videos en TikTok muestran laboratorio de cocaína y ‘raspachines’ en Cauca (Colombia)

Foto:

Captura de pantalla

Pero también se encuentran publicaciones de soldados contando cómo es la guerra en las regiones y de funcionarios mostrando cárceles del país, como La Picota. No es extraño tampoco encontrar videos sobre drogadicción o explotación sexual infantil en Cartagena, por ejemplo.

El impacto de lo que se comparte a través de esta plataforma es tal que sus videos se pueden encontrar en otras redes como YouTube, Twitter y Facebook, y en medios de comunicación.

Estas plataformas ahora funcionan como una prótesis del universo actual

Es cierto que el activismo no es nuevo en las redes sociales. Desde el momento en el que estas plataformas comenzaron a funcionar, las personas encontraron en ellas un canal ideal para elevar sus expresiones de indignación, favoritismo y crítica a niveles de alcance antes impensables y casi sin restricciones.

“Cuando no existían las redes sociales lo que había era un control de los vehículos ideológicos: el colegio, la familia burguesa patriarcal, la Iglesia, y ahí se transmitían los valores del sistema. Cuando los jóvenes empiezan a tener lugares de encuentro de crítica, la realidad los sacude y les ayuda a pensar en las verdaderas necesidades. Eso lo posibilitan mucho las redes sociales”, explica Nancy Becerra, psicoterapeuta experta en conducta humana.

(Puede leer: Fallas en plataforma de impuestos: ¿golpe a cultura de pago de bogotanos?).

Un tuit sobre alguna opinión, un mensaje en WhatsApp, una emisión en vivo en Facebook, una historia en Instagram y un video en YouTube han podido cambiar el curso de muchas decisiones a nivel político, movilizar masas y hasta incidir en elecciones. Pero no cabe duda de que los videos de TikTok, por su carácter de consumo fácil, rápido y ágil están llevando este fenómeno a otro nivel.

La comunidad LGBTIQ+, que en 1969, con las manifestaciones de Stonewall, ratificó su movimiento para exigir la garantía de sus derechos, ha usado TikTok para denunciar casos de violencia, hacer pedagogía y, sobre todo, contar sus historias. Y así ha pasado con otras colectividades, como las feministas, afro e indígenas, que se han abierto camino en la sociedad desde hace décadas.

“Estas plataformas hacen parte del ADN de los jóvenes, incluso más después de la pandemia. Una o dos generaciones antes, los jóvenes utilizaban espacios de internet para el esparcimiento o el entretenimiento; ahora funcionan como una prótesis del universo actual, son un espacio donde se comunican, se expresan, interactúan, se relacionan, se vinculan, se identifican y se asocian. Viven en ellas”, argumenta Ana Lucía Cardona, neurosicológa clínica.

Otros ejemplos en el país

La palabra ‘tiktoker’ fue más sonada en la pandemia. Hace referencia a los ‘influenciadores’ que se han vuelto virales en TikTok. Y los hay en todos los campos. Desde las bromas hasta el análisis político.

Una de las referentes entre la comunidad LGBTIQ+ es Flor Feathers, una estudiante de artes plásticas, modelo y activista trans. Decidió entrar a la plataforma cuando se impuso la medida de ‘pico y género’ en Bogotá, en 2020. “Publiqué denuncias sobre lo que ocurría con la población trans en la ciudad”, cuenta en diálogo con EL TIEMPO. “El activismo digital puede impulsar a hacer acciones concretas en la sociedad; la indignación lleva a la acción”, asegura.

En un punto similar coincide Carolina Benítez, escritora y representante de Afroféminas, una comunidad en internet que se ha posicionado en la última década para hablar sobre racismo y afrofeminismo: “TikTok es el que más se acerca al activismo hecho desde la educación porque replica, de alguna forma, la experiencia de hacer un panel o un conversatorio, lugar en el que las personas formulan preguntas y nosotras les respondemos”.

(También: ‘Estamos atrapados entre polarización y poca credibilidad en dirigentes’).

Afroféminas incursionó en TikTok en 2020, luego de que en un evento de ‘activismos en un minuto’ les propusieron entrar a la red social. Desde entonces han logrado explicar temas como el feminismo, la interseccionalidad, las desigualdades y los derechos de las mujeres negras. “Hay gente que nos dice ‘antes me llenaba de rabia, no sabía cómo responder (a comentarios racistas) y era tan frustrante. Ahora solo respondo con un video de ustedes y les queda claro qué opino”, señala Benítez.

Este tipo de temas, que antes del boom digital estaban eclipsados por otros asuntos, han formado parte de una nueva ‘agenda pública’ en redes sociales. Les interesan a los más jóvenes, pero también son compartidos por adultos en otras plataformas. Así como el paro nacional, otros temas coyunturales se abordan a diario allí.

Un ejemplo claro fue el debate sobre el aborto en el país, que finalmente la Corte Constitucional despenalizó hasta la semana 24 de gestación.

El movimiento Causa Justa, integrado por activistas a favor del derecho al aborto, hizo que las pañoletas verdes se tomaran las calles y las redes sociales, con especial énfasis en TikTok, donde se posicionaron con las etiquetas #CausaJustaPorElAborto, que tiene más de 5,8 millones de visualizaciones, y #MiCausaJusta, que acumula más de 3,2 millones de vistas. Las voces de mujeres resonaron en esta plataforma y se abrieron un espacio en medio del entretenimiento para hablar sobre su lucha.

Colectivos a favor y en contra del aborto en TikTok

Colectivos a favor y en contra del aborto en TikTok

Foto:

Captura de pantalla

Yo no soy delincuente, yo no soy criminal, aborto seguro queremos ya”, es una de las canciones que se escuchaban durante las manifestaciones, pero que también se volvieron virales en TikTok. Su movimiento en esta red social se amplificó hasta países de América Latina y medios internacionales lo reseñaron.

Otros colectivos proaborto como 14 por Colombia —ahora llamado Jacarandas— convirtieron a TikTok en un espacio de pedagogía y denuncia sobre hechos victimizantes contra las mujeres en el país.

Pero la plataforma fue usada también por quienes se oponían al aborto. “Hemos llenado espacios que se daban por perdidos. Ahí tenemos la oportunidad de educar y de dar diferentes puntos de vista. Es diferente estar en las calles y que estés hablando con una persona, a estar en las redes y que te puedan ver incluso un millón de personas”, afirma Angélica Rubio, líder de Empoderadas, un movimiento que se opuso a la despenalización y se identificaba con pañoletas azules.

Pero son muchos los temas que se abordan en esta red social. Gracias a sus videos, las personas se han acercado a hechos que estaban tapados por contenidos de tendencias. Unos ejemplos claros son las publicaciones de una trabajadora doméstica en Arabia Saudita para denunciar abusos laborales; los videos de unos jóvenes llamados ‘Patroncitos’ para mostrar cómo es la vida en Arauca, un departamento que está en medio de un conflicto activo entre disidencias, Eln y otros grupos ilegales, o los del soldado Alex Hook y la joven ‘Valerisssh’, quienes han mostrado la crudeza de guerra entre Ucrania y Rusia al mundo.

(Vea: Soldado ucraniano se vuelve viral en TikTok con videos para su hija).

Estas publicaciones, que se cuentan en miles de millones en el mundo, ya han causado efectos en varias sociedades. Esta semana, TikTok fue bloqueada en Afganistán porque, según informó el régimen talibán, “engaña a las nuevas generaciones”. Y también se conoció la sentencia definitiva de tres años de prisión contra dos jóvenes en Egipto que se habían vuelto virales en 2020 y que fueron arrestadas por “infringir valores y principios, e incitar al libertinaje”.

Y en Colombia, a un mes de la primera vuelta presidencial, los candidatos con mayor alcance e interacciones en esta plataforma son los que mejor están posicionados en las encuestas.

(Vea: Así se mueve la carrera presidencial en TikTok Colombia).

Realidades en TikTok

Eln en Arauca, soldado Alex Hook en Ucrania y cárcel La Picota, de Bogotá, en videos de TikTok.

Foto:

Captura de pantalla

El lado oscuro

Si bien Facebook sigue siendo la red social más usada en el mundo con 2.910 millones de usuarios activos al mes en promedio, según un informe global de Hootsuite y We are Social, TikTok ya superó los mil millones y es la que más rápido crece. Parte de la explicación de esto es que ha puesto sobre la mesa algo que no estaba pasando: una secuencia infinita de videos sobre temas específicos para personas con intereses concretos.

Esto quiere decir que, por ejemplo, si usted está de acuerdo con el aborto, le aparecen videos a favor del aborto; si usted consume contenidos sobre la guerra, le aparecerán videos sobre este tema. Y esto es porque TikTok no escapa a la columna vertebral de la lógica comercial de todas las redes sociales: hacer que la gente pase en ella el mayor tiempo posible.

Allí se crean una especie de burbujas y filtros. Son como pequeñas esferas, como burbujas de jabón, que están organizadas en redes sociales por intereses y tipos de edades. Entonces, cristianos con cristianos, católicos con católicos, en religión, por ejemplo. En general los usuarios buscan reafirmar sus ideas”, explica Lina Manrique, experta en comunicaciones y tecnologías de la información.

Las redes sociales no ofrecen diferentes argumentos o posturas frente a una temática para analizar y comparar

Lo cual no deja de tener su lado oscuro, desde el punto de vista de que la gente empieza a tener poco contacto con los que piensan diferente, lo que es una carga de demolición muy potente para la construcción del pensamiento crítico y la capacidad de dialogar con los que no comparten sus puntos de vista. Sin duda dos temas muy preocupantes para la salud de la democracia moderna, han subrayado ya decenas de expertos.

Las redes sociales no ofrecen diferentes argumentos o posturas frente a una temática para analizar y comparar. Al contrario, su algoritmo identifica las temáticas que más mueven a cada usuario y esas son las que muestran. Y la crítica solo es posible cuando se conoce diferentes posturas”, explica Nancy Becerra.

Esta estructura de funcionamiento no es nueva. En otras redes sociales y en sitios en internet se usan los datos de consumo para recomendar contenidos y publicidad. Lo que cambia con TikTok —y ha sido alertado por organizaciones en el mundo— es la brutal rapidez y contundencia con que ocurre el proceso de recomendación. Si uno permanece un segundo más o menos en un video, o ignora más rápido un video que otro, le está indicando a la plataforma qué quiere seguir viendo y esta reacciona con una velocidad sin precedentes ante esa información.

Ahora bien, si se revisa desde el lado de los creadores de contenido, lo que sucede es que la herramienta muestra el video publicado a un número específico de usuarios y según su rendimiento en cuanto a ‘me gusta’, comentarios, número de veces que ha sido compartido y tiempo de permanencia, lo puede volver a mostrar a un grupo mayor de usuarios. Si no es tan efectivo, lo oculta.

En eso se basan los activistas, políticos y líderes de opinión para posicionarse en esta red social: buscan crear contenidos que impacten y cautiven de forma rápida, como en todas las redes. El éxito de las publicaciones en TikTok está directamente relacionado al arte de contar historias, o storytelling, en inglés. Si bien hay varios tipos de contenidos, la mayoría de los que logran volverse virales tiene algo en común: son cercanos a las personas, narran un hecho y atrapan a las audiencias en los primeros segundos.

(Además: Gustavo Petro: ‘En la tortura me hice hombre’).

Las redes sociales intensifican las necesidades y motivos que nos llevan a actuar. Según el modelo de Maslow, primero se cumplen las necesidades fisiológicas, luego las correspondientes a la seguridad, después las sociales y finalmente las necesidades de autovalía, autoestima, autorrealización. Plataformas como TikTok inciden en estas tres últimas”, afirma Henry Castillo, doctor en Neurociencia Cognitiva.

Acusaciones de censura

La dinámica de generadores de contenidos diferentes al mero entretenimiento deja a la luz dos asuntos que inquietan a los expertos: la censura y la desinformación. Varios creadores han cuestionado las ‘normas de comunidad’ de TikTok. Si bien la plataforma asegura que son “un lugar seguro donde todas las personas son bienvenidas”, lo cierto es que es aún difusa la política de cancelación de videos y suspensión de cuentas.

Aunque no es exclusivo de TikTok, porque ocurre en todas las plataformas digitales, hay una zona gris que no permite entender por qué varias publicaciones son ‘bajadas’, mientras que otras —que violan varias de las reglas— siguen activas.

Carolina Benítez, de Afroféminas, recuerda una situación de estas: “El caso de un hombre que sufrió una detención racista por parte de la policía fue complicado porque tuvimos que subirlo unas tres veces. También nos eliminaron otro video sobre la hipersexualización de las mujeres negras; no tenía desnudos, solo estábamos explicando el tema”.

Sobre esto, en diálogo con EL TIEMPO, Édgar Rodríguez Rudich, director de Políticas Públicas de TikTok para México, asegura: “Las propias normas de la comunidad definen contenidos prohibidos que no deben estar en videos. Todo esto es público. Y hay una forma sencilla para notificar en la propia plataforma. Además, lanzamos en América Latina nuestro consejo de seguridad con expertos de habla española para trabajar de la mano de jóvenes en producción de contenidos y consejos para mejorar. Por ejemplo, una organización trabajó con padres de familia para orientarlos sobre la plataforma y sobre cómo hablar de este tema con sus hijos para ver contenidos”.

Y agrega: “Algo que tiene TikTok es que se puede filtrar contenido. Si hay algo que no te gusta, lo defines por videos o palabras claves, y la plataforma deja de recomendarte ese tipo de publicaciones. Nos vemos como una comunidad en la que todos tienen derecho a expresarse libremente”.

Un tema geopolítico

Otro frente de preocupación es la nacionalidad de la plataforma y por lo tanto de la seguridad de los datos y la libertad de sus contenidos. Hace dos años, senadores estadounidenses le solicitaron a los servicios de inteligencia de ese país que evaluaran la actividad de TikTok. Otra muestra de la cautela que se tiene frente a la aplicación es que el Ejército de Estados Unidos le prohibió a sus soldados tener una cuenta en la red social, señalando que esto podría poner en riesgo la seguridad nacional.

(Lea: Meta habría pagado a compañía republicana para difamar a TikTok).

Las sospechas están basadas en precedentes, como que la app ha captado de manera ilegal datos de menores de edad. Por ello tuvo que pagar una millonaria multa. Otro motivo es la censura que ha ejercido la plataforma ante la vulneración de derechos humanos en China. Un ejemplo de ello es el conocido caso de la adolescente activista, Feroza Aziz, quien compartió un video en el que denunciaba el encarcelamiento masivo de la etnia uigur en la provincia de Xinjiang. El video de la joven se viralizó y al poco tiempo la plataforma lo eliminó. Luego aducieron que había sido un error humano.

Videos de Feroza Aziz en TikTok

Videos de Feroza Aziz en TikTok

Foto:

Captura de pantalla

Lo cierto es que, con todo y las críticas, TikTok cobra cada vez más relevancia. Las últimas publicaciones permiten videos de hasta 10 minutos e historias efímeras, como en Facebook, Instagram y WhatsApp. Es una plataforma que compite por acaparar las audiencias masivas en el mundo. Su popularidad, gracias a la pandemia, la ha llevado a incidir en decisiones coyunturales y los movimientos y activistas que se han expresado a través de ella han impulsado cambios sociales de todo tipo.

No en vano TikTok se ha vuelto un protagonista del gran pulso geopolítico entre China y Estados Unidos, ya que las autoridades de Washington se toman muy en serio su cada vez mayor importancia, especialmente entre los jóvenes, y las implicaciones que eso podría tener en el futuro. En otras palabras, no la ven ya como una simple red social de videos de gente que baila, sino como algo de alcances mucho más profundos y serios.

DAVID ALEJANDRO LÓPEZ BERMÚDEZ*
Periodista de Reportajes Multimedia
En redes: @lopez03david

CRISTIAN GALICIA
Periodista de redes sociales
En Twitter: @Cristian_FY

Más noticias A fondo

-Repudio por supuesto comunicado del Eln por masacre ‘por error’

-Familia de Debanhi Escobar sospecha violación y pide nueva autopsia

-Quintero sobre trino de Zapateiro: ‘Su participación es ilegal y peligrosa’





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.